El Frente Nacional se consolida como segunda fuerza política en Francia

0
359

FNEl Frente Nacional (FN), la formación ultraderechista liderada por Marine Le Pen, se consolida como la segunda fuerza con mayor apoyo popular de cara a las elecciones europeas de mayo, mientras aumenta la «decepción» entre los franceses para con la Unión Europea, según un sondeo de la empresa demoscópica Opinion Way publicado este sábado por el periódico galo ‘Le Figaró’ y la cadena LCI.

   La Unión por un Movimiento Popular (UMP) se mantiene como la fuerza más votada, con el 22 por ciento –aun así, cinco puntos porcentuales menos que los cosechados en las europeas de 2009–, pero muy de cerca, con el 20 por ciento, asciende el FN, que triplica los resultados de hace cuatro años. El Partido Socialista queda a cuatro puntos porcentuales de distancia, con el 16 por ciento.

Las intenciones de voto reflejan una tendencia muy similar a la de los comicios de 2009 en cuanto a los grandes partidos, pero muestra un viraje hacia la derecha. Junto con el fuerte ascenso del FN, la otra novedad es la estrepitosa caída de Los Verdes que, de obtener el 16,5%, el sondeo le otorga una intención de voto del 9 por ciento.

La participación rondaría el 41 por ciento, muy similar a la que se registró en 2009. Dos de cada diez franceses no acudirán a las urnas, según la encuesta, que ha entrevistado a un total de 2.232 personas. En estos comicios, Francia elige a un total de 72 eurodiputados.

EUROESCEPTICISMO

Este auge de la extrema derecha y euroescéptica se reafirma en la opinión que los franceses tienen sobre la UE. El 45 por ciento de los encuestados afirma que la primera palabra que se les viene a la cabeza cuando se les pregunta por la Unión es «decepción». Solo el 18 por ciento dice que es «esperanza».

En este sentido, el 42 por ciento de los galos considera positiva la pertenencia de Francia a la UE, seis puntos por debajo que en abril de 2012. Entonces, dos de cada tres franceses se oponían a la desaparición del euro, pero en el sondeo publicado este sábado este grupo se ha reducido al 53 por ciento. Aunque solo el 26 por ciento aboga por volver al franco, son seis puntos más que hace dos años.

Por otra parte, mientras el 63 por ciento de los votantes socialistas niega que la UE suponga un peligro para la identidad de Francia, los simpatizantes de la UMP se muestran más divididos: un 49 por ciento cree que sí hace peligrar los valores franceses.

Este sondeo ratifica el ascenso del FN en la intención de voto para las elecciones europeas que, otros sondeos, colocan como fuerza más votada. Esta tendencia se repite en otros países centroeuropeos, donde la crisis económica y la crisis en la zona euro ha propulsado a las fuerzas políticas que reclaman una devolución de las competencias a las autoridades nacionales y la limitación de los flujos migratorios en la UE, uno de sus pilares fundamentales.