El ex primer ministro Hage Geingob presidirá Namibia al lograr el 86 por ciento de los votos

0
288

HageEl candidato del partido gubernamental SWAPO y primer ministro saliente de Namibia, Hage Geingob, será presidente del país tras haber obtenido más del 86 % de los votos, anunció hoy la Comisión Electoral.

Las votaciones, celebradas el pasado viernes pero escrutadas hoy al cien por cien, han confirmado la creciente hegemonía de SWAPO, que ha regido el destino del país desde su independencia en 1990.

SWAPO (antiguo movimiento de liberación y acrónimo inglés de Organización Popular del Suroeste de África) se impuso también en laselecciones legislativas celebradas el mismo viernes, con un 80 % de los sufragios, y ocupará 77 de los 96 escaños del nuevo Parlamento, informó la televisión pública sudafricana, SABC.

El partido oficialista mejora de forma sustancial sus resultados en las elecciones presidenciales y legislativas de hace cinco años, cuando ganó con más del 70 % de los votos.

El segundo partido con más diputados ha sido la conservadora Alianza Democrática (DTA), que dio la sorpresa al pasar de dos a cinco escaños, seguida por el Movimiento para la Democracia y el Progreso (RDP), que logró tres.

Los resultados de las presidenciales permitirán al primer ministro saliente y candidato presidencial de SWAPO, Hage Geingob, acceder a la jefatura del Estado.

Geingob recibió el apoyo de más de 770.000 de los cerca de 900.000 electores que acudieron a ejercer su derecho al voto.

El presidente saliente, Hifikipunye Pohamba, calificó el proceso electoral de “moderno” y “creíble”, y lo consideró una prueba de que la democracia “está viva” en Namibia.

La jornada electoral transcurrió sin incidentes mayores en la que es considerada una de las democracias más estables de África, pese a los retrasos provocados por el sistema electrónico utilizado en los comicios.

Por primera vez en la historia, un país africano prescindió de las papeletas y votó a través de un dispositivo totalmente electrónico.

En los comicios estaban llamados a votar más de 1,1 millones de namibios, cerca de la mitad de la población de este país desértico rico en minerales y situado en el suroeste de África.