El Estado islámico, ahora en Libia

0
432

Estado IslamicoDesde que Muamar Gadafi fue asesinado el 20 de octubre de 2011, a manos de rebeldes libios asistidos por tropas internacionales de la OTAN, Libia se liberó de una dictadura de más de cuatro décadas, pero entró en un periodo de creciente descontrol territorial y falta de instancias realmente democráticas, lo cual en los años siguientes ha facilitado el surgimiento de diversos grupos armados radicales. Ahora, entre esos grupos está el Estado Islámico (EI), aquél ejército de fundamentalistas suníes que se ha tomado partes de Siria e Irak.

La ideología del EI gana simpatizantes libios, especialmente en la ciudad de Derna, ahora transformada en «emirato» según varios expertos citados por agencias internacionales. Algunos observadores consideran esta ciudad de 150.000 habitantes, feudo de los islamistas radicales en el este de Libia, como la tercera franquicia del EI en el norte de África, después de Jund al Jilafa, en Argelia, y de Ansar Bayt al Maqdis en Egipto. El jefe del EI, Abu Bakr al Bagdadi, alabó recientemente en una grabación sonora la expansión del califato, y aceptó los juramentos de fidelidad realizados por yihadistas de Libia, Egipto, Yemen, Arabia Saudita y Argelia.

«El EI está en Derna. Se tienen pruebas», declaró el político Othman Ben Sasi a la agencia EFE.

El grupo «aprovecha la ausencia de autoridad estatal y las fronteras porosas» de este país sumido en el caos, donde dos parlamentos y otros tantos gobiernos se disputan el poder, lamenta este exmiembro del Consejo Nacional de Transición (CNT), antiguo brazo político de la rebelión contra Muamar Gadafi. Desde hace varias semanas circulan fotografías y comunicados en los foros yihadistas sobre la adhesión al EI. Sin embargo, estos documentos sólo llevan la firma «Estado Islámico, Wilayat Barqa» (provincia de Cirenaica, región este).

El portavoz del departamento de Estado de EE.UU., Jeffrey Rathke, ha dicho que la Casa Blanca tiene informaciones de que «facciones extremistas (en Libia) juraron lealtad al EI e intentan asociarse a él». Desde la caída del régimen de Gadafi en 2011, Derna y gran parte de Bengasi, segunda ciudad del país, están en manos de grupos radicales como Ansar Asharia, catalogada como organización terrorista por la ONU.

En abril, una rama de Ansar Asharia anunció que aplicará la ley islámica en Derna, con tribunales especiales y una policía religiosa. Decenas de hombres encapuchados y con uniforme militar recorren sus calles en camionetas, armados con lanzacohetes RPG y ametralladoras. Llevan la bandera negra y blanca de los yihadistas. El grupo difundió en agosto un vídeo de la ejecución pública de un egipcio acusado de asesinato, pero por el momento no ha jurado lealtad al jefe del EI porque, según los analistas, existen disensiones en sus filas.

«Algunos extremistas de Derna se sienten atraídos por el EI. Pero la mayoría de los jefes yihadistas en Libia son antiguos miembros de Al Qaida y hay un conflicto ideológico entre los partidarios del EI y los de Al Qaida», estima un experto libio que pidió el anonimato. La ONU incluyó este mes a Ansar Asharia en Bengasi y Derna como organizaciones terroristas debido a sus vínculos con Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI)».

Ansar Asharia tiene más vínculos con Al Qaida que con ningún otro grupo», afirmó el experto. Para Claudia Gazzini, analista de International Crisis Group para Libia, «varias facciones de Derna juraron lealtad al EI. Pero se ignora su peso y su número». «Existe una tendencia errónea a asociar automáticamente la creación de tribunales islámicos y el asesinato de soldados con el EI», añade. Derna ya era considerada un «emirato islámico» incluso antes de la proclamación del EI. Llegan a ella combatientes extranjeros desde 2011, sobre todo con el fin de ser entrenados para ir a Irak o Siria.