El Ejército de la RDC ataca las posiciones del grupo rebelde ugandés ADF-NALU

0
626

Ejército del CongoEl Ejército de República Democrática del Congo (RDC) ha atacado este viernes las posiciones en el este del país del grupo rebelde islamista ugandés ADF-NALU.

   Un grupo de corresponsales de Reuters, ubicados en las afueras de Beni, en la provincia de Kivu Norte, han escuchado un fuerte tiroteo al tiempo que los soldados gubernamentales alcanzaban las posiciones rebeldes del ADF-NALU, un grupo que ha supuesto uno de los mayores obstáculos para alcanzar la paz en el país africano.

«El Ejército congoleño ha lanzado diferentes operaciones contra ADF-NALU en Beni y como siempre, los apoyaremos para neutralizar a este grupo de rebeldes, que han estado muy activos recientemente en esta zona», ha asegurado el portavoz militar de la Misión de la Naciones Unidas en República Democrática del Congo (MONUSCO), el teniente coronel Félix Basse.

Un contingente de soldados tanzanos de una de las «Brigadas de Intervención» de la ONU se ha desplegado cerca de Beni, aunque todavía se desconoce si se han unido al enfrentamiento.

 

Las Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF) surgieron en los 1990 en oposición al Gobierno ugandés, aliándose con el Ejército Nacional para la Liberación de Uganda (NALU). En buena medida fueron expulsadas de Uganda a mediados de los 2000 pero han permanecido en la RDC, incrementando sus ataques durante 2013.

El movimiento 23 de Marzo (M23), que ha estado muy presente en la zona sur de Beni, fue derrotado el pasado año como resultado de la ofensiva lanzada por el Ejército congoleño, que había conseguido expulsar a los rebeldes de su último reducto, Bunagana, y arrinconarlos en las colinas de Runyoni, Mbuzi y Tshanzu, próximas a las fronteras con Ruanda y Uganda.

RELACIONES BILATERALES

A comienzos de esta semana, los Ejércitos ugandés y congoleño han celebrado una reunión de alto nivel en Beni, aunque no se conocen los detalles de la misma.

RDC y Uganda han mantenido relaciones inestables durante mucho tiempo, y la ONU ha acusado tanto a Uganda como al país vecino, Ruanda, de respaldar la insurgencia del M23, aunque ambos han negado cualquier tipo de vinculación.

Kampala aseguró, en un principio, que compartiría su Inteligencia y que capturaría a los rebeldes que huyeran de RDC. Sin embargo, no ha intervenido directamente en ninguna operación de campo.

El ADF-NALU ha sido señalado como el responsable de numerosos ataques y secuestros en la zona de Beni, así como de la muerte de cerca de 40 civiles en un ataque que tuvo lugar el día de Navidad. El grupo rebelde se estima que está conformado por cerca de 1.400 combatientes, y ha secuestrado a 300 civiles durante el último año, según un informe de Naciones Unidas.

El Gobierno de Uganda por su parte ha señalado a ADF-NALU de ser un aliado del movimiento somalí de Al Shabaab, aunque la naturaleza de sus relaciones todavía es desconocida.