El Consejo Presidencial libio pide la transferencia de poderes al gobierno de unidad

0
378

Consejo Presidencial libioEl Consejo Presidencial libio ha pedido este sábado la transferencia de poderes al gobierno de unidad pactado entre las partes en conflicto y ha pedido a la comunidad internacional que deje de relacionarse con los gobiernos rivales anteriores.

El Consejo ya informó de los integrantes del nuevo gobierno de unidad, pero el Parlamento con sede en Tobruk hasta ahora no había dado su visto bueno a la propuesta. Ahora, el Consejo sostiene que el documento apoyado por la mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes de Trípoli y el respaldo de otras figuras políticas supone una «luz verde para comenzar a trabajar».

El texto publicado este sábado insta a «todas las instituciones soberanas y públicas libias y a los responsables de las instituciones financieras a comenzar a comunicar de inmediato con el Gobierno del Acuerdo Nacional para la entrega de poderes de forma pacífica y ordenada».

«El Consejo Presidencial también insta a la comunidad internacional y a las organizaciones internacionales y regionales» que eviten toda relación con organismos ajenos al «Gobierno del Acuerdo Nacional».

El Consejo Presidencial es el órgano encargado de gestionar la aplicación del Acuerdo Político de Libia para la superación de la crisis política abierta tras el derrocamiento del régimen de Muamar Gadafi, en 2011.

EL ACUERDO POLÍTICO

El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso apoyado por un Consejo Presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.

El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.

El Parlamento, por su parte, quedará constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.

El acuerdo contó con el respaldo de más de cien representantes de las delegaciones gubernamentales de Tobruk y Trípoli, aunque no con la firma de los presidentes de las dos cámaras legislativas.