El cerebro del ataque al Consulado de EEUU en Benghazi se declara «no culpable» ante un tribunal de Washington

0
558

Ahmed Abú JataláAhmed Abú Jatalá, el presunto cerebro del ataque al Consulado de Estados Unidos en Benghazi en septiembre de 2012 que acabó con la vida de cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador Christopher Stevens, se ha declarado «no culpable» ante un juez federal de Washington, según ha informado el diario ‘The New York Times’.

    Un abogado ha entregado la declaración de no culpabilidad en nombre de su defendido este sábado ante el Tribunal del Distrito de Columbia que lo juzga por tres cargos relacionado con el atentado contra la Embajada y una instalación de la CIA el 11 de septiembre de 2012.

«Abú Jatalá ha comparecido hoy por primera vez (…) por un delito federal terrorista por su presunta participación en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2012 en Benghazi, Libia», ha informado el Departamento de Justicia estadounidense en un comunicado.

En concreto, Abú Jatalá está acusado de proporcionar apoyo material y recursos a terroristas, con el conocimiento y la intención de que éstos sean utilizados para la preparación y ejecución de asesinatos durante un ataque contra una instalación federal y el delito resultó en muertes. Sin embargo, Justicia no descarta la presentación de nuevos cargos.

«Ahora que Ahmed Abú Jatalá ha llegado a Estados Unidos tendrá que afrontar todo el peso de nuestro sistema de justicia», ha destacado el fiscal general estadounidense, Eric Holder. «Vamos a demostrar más allá de toda duda razonable la implicación del acusado en el ataque en el que murieron cuatro valientes estadounidenses en Benghazi», ha añadido.

Jatalá  fue detenido el 13 de junio en un operativo llevado a cabo por las fuerzas especiales estadounidenses en los alrededores de Benghazi. Jatalá, que estaría en torno a los 40 años de edad, estuvo detenido durante varios años bajo el régimen de Muamar Gadafi, que fue derrocado en 2011 en una revuelta apoyada por bombardeos de la OTAN.

ATAQUE AL CONSULADO DE BENGHAZI

El 11 de septiembre de 2012 decenas de yihadistas rodearon el consulado estadounidense en Benghazi, ante la sorpresa de las tropas norteamericanas encargadas de protegerlo, y consiguieron asaltarlo en una cruenta batalla.

Aunque finalmente fueron repelidos, los ‘yihadistas’ acabaron con la vida del embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, del miembro del Departamento de Estado Sean Smith y de los contratistas de la CIA Tyrone S. Woods y Glen Doherty.

Las autoridades estadounidenses apuntan a Ansar al Sharia como principal responsable de este ataque, aunque en un principio dijeron que era un asalto esporádico, pero sospechan que habría otros grupos aliados detrás del asalto a la oficina consular.

Este ataque ha sido un quebradero de cabeza para el Gobierno estadounidense. El presidente Barack Obama tuvo que dar amplias explicaciones durante su campaña para la reelección y podría ser el principal obstáculo de su entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, para lanzarse a la carrera por la Casa Blanca en 2016.

Hasta ahora la Administración Obama ha sido muy criticada por la lentitud en la investigación del atentado e incluso se ha rechazado el procesamiento de Jatalá en un tribunal convencional en lugar de haber sido trasladado a la prisión militar de Guantánamo.

El procesamiento de Jatalá en un tribunal convencional podría ser difícil puesto que los investigadores no pudieron visitar la escena del crimen hasta varias semanas después del atentado. El caso se sostiene en el relato de testigos libios que probablemente tendrán que ser trasladados a Estados Unidos para testificar.