El 94 por ciento de los refugiados sursudaneses en Etiopía son mujeres y niños

0
464

refugiados de Sudán del SurEl 94 por ciento de los 158.164 refugiados de Sudán del Sur que están en Etiopía son mujeres y niños, según datos hechos públicos por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que ha alertado de que el número de refugiados de este país podría aumentar hasta las 715.000 personas a finales de este año, más del doble de lo previsto.

    La cifra actual de refugiados procedentes de Sudán del Sur se sitúa en los 400.000 en toda la región, de los cuales 118.432 están en Uganda, 82.000 en Sudán y 41.115 en Kenia, además de los más de 158.000 situados en Etiopía.

Etiopía ha presenciado el mayor crecimiento en el número de llegadas en los últimos meses. El pasado mayo, sólo en 72 horas se registraron más de 11.000 llegadas a Burubiey. Desde entonces, esta localidad recibe una media de unos 1.000 refugiados al día.

El perfil de los refugiados se corresponde con mujeres y niños, los más afectados y vulnerables. Según ACNUR, hay unos 14.000 niños refugiados separados de sus familias y sin compañía.

La portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, ha confirmado que «el actual conflicto y el empeoramiento de la situación humanitaria en el país más joven del mundo está impulsando el éxodo de refugiados en Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda, una cifra mucho mayor de la que se anticipó». Los refugiados llegan a Etiopía, Uganda, Kenia y Sudán «en un estado terrible», ha asegurado.

ACNUR junto con las 34 ONG internacionales que trabajan en la región han revisado el plan de respuesta. Las nuevas prioridades incluyen el reparto de comida, suplementos alimentarios, sanitarios, agua, higiene y refugio. La agencia también se ha propuesto la elaboración de un registro adecuado, la garantía de la naturaleza civil de los campamentos de refugiados y los asentamientos.

PETICIÓN A LOS DONANTES

El creciente número de refugiados ha cambiado también las previsión de gastos para atender a sus necesidades. ACNUR ha pedido a los donantes 658 millones de dólares (cerca de 438 millones de euros) para hacer frente a la crisis de refugiados.

«Si esta cantidad no aumenta urgentemente, las consecuencias podrían ser drásticas e incluirán escasez de alimentos, empeoramiento de las condiciones sanitarias, alto riesgo de desastre y recortes en los programas de educación», ha alertado Fleming.