El economista Gianluca Bagnara: «África es el futuro»

0
708

«Tengo relaciones con varios gobiernos alrededor del mundo y lo que algunos países están demandando es un enfoque que interese a la cadena completa. Por ejemplo, hace poco estuve en una conferencia en Congo en la que participaron autoridades políticas y económicas junto con emprendedores. Cuando termino el evento, estuve hablando con un inversor israelí, dueño de un fondo de inversión, cuyo objetivo era desarrollar un proyecto con un socio holandés para vender tecnología italiana. Al final –Italia-, solo aportamos la tecnología y no entramos en el circuito económico». Así de contundente se mostró Gianluca Bagnara, economista italiano, durante una conversación que reproduce el portal de información agroalimentaria FreshPlaza.

«El futuro es África. Mediante el trabajo conjunto, las empresas que exporten podrán desarrollar proyectos integrales para producir en varios niveles: a bajo coste para las clases populares y con más valor para las clases más ricas. No hay alternativas: uno no puede pensar en producir o exportar solo para un nicho de mercado, por eso hablamos de cadenas e integración. En Congo, las nectarinas sudafricanas exportadas por aire a 15€/kg es un precio normal». ¿Dónde están los países mediterráneos? «Mandando camiones a Alemania», señala Gianluca Bagnara.

Además, el consultor también habla de la gran inversión que está realizando China para modernizar su sistema de producción de alimentos, «pasando de una agricultura medieval a algo tan avanazado que el 90% de nuestras empresas no pueden permitirse. Están invirtiendo miles de millones y no podemos competir, solo trabajar con ellos para suministrarles lo que no tienen».

«Los acuerdos comerciales y políticos están cambiando mucho a nivel internacional. Los acuerdos generales estratégicos están disminuyendo en favor de los bilaterales. El problema –de Italia- es que existen muchos interlocutores, algo que obstaculiza estas operaciones pero supone una oportunidad para mejorar el comercio», finaliza Bagnara.