Dos muertos en Burundi por las protestas contra la reelección de Nkurunziza

0
436

MusageDos personas han muerto a causa de los duros enfrentamientos que se han desatado este jueves en Buyumbura después de una noche de intensos combates en medio de la crisis política generada por la intención del presidente burundés, Pierre Nkurunziza, de aspirar a un tercer mandato.

La Cruz Roja burundesa ha informado de que dos manifestantes han muerto mientras soldados y policías lanzaban disparos al aire y gases lacrimógenos para dispersar a una multitud parapetada en barricadas incendiadas desde donde han lanzado piedras.

Los disturbios han estallado tras una mañana de calma que ha seguido a una violenta noche con tiroteos en el convulso barrio capitalino de Musaga. «Se han escuchado disparos durante toda la madrugada», ha dicho Bosco, de 18 años, un residente local.

Pascal Nyabenda, del gobernante CNDD-FDD, ha restado importancia a estos enfrentamientos, responsabilizando a bandas criminales. «Son jóvenes pagados por alguien. Es como un trabajo para ellos», ha sostenido.

Estos dos fallecidos elevan a 20 el total de muertos en este mes de protestas en Burundi, de acuerdo con testigos y organizaciones humanitarias. Sin embargo, otras fuentes alertan de que la cifra real podría ser el doble.

CRISIS EN BURUNDI

Hace una semana el general Godefroid Niyombaré dio un golpe de Estado con el apoyo de altos cargos militares y de la Policía para frenar las aspiraciones políticas de Nkurunziza, que incluso desde fuera de Burundi fue capaz de sofocar el levantamiento en su contra.

Este alzamiento militar es fruto de la tensión acumulada durante semanas de protestas contra la intención del presidente de perpetuarse en el poder, que han dejado más de una veintena de muertos y han reavivado el temor a una nueva guerra civil.

Los manifestantes consideran que la Constitución y el acuerdo de paz de Arusha con el que terminó la guerra civil en 2005 prohíben más de dos mandatos, pero Nkurunziza, al que ha dado la razón el Tribunal Constitucional, sostiene que su primer mandato fue por designación del Parlamento y no de los ciudadanos.