Diminuto condado ugandés aquejado de ‘divorcitis’

0
723
Un pequeño condado ugandés, Kole, sufre hoy de una epidemia sin muertes, aunque sí con muchas controversias: divorcios a granel.

Un factor que puede contribuir a la expansión de la pandemia es el bajo costo: por apenas 50 mil chelines (unos 17 dólares) uno puede liberarse de una pareja que se ha tornado insoportable y, como valor añadido, de los suegros, que las más de las veces resultan indeseables.

Pero las autoridades se toman el asunto muy en serio, aunque aún carecen de una idea clara de cómo enfrentar la situación la cual consideran lesiona a otros miembros de la sociedad, aunque poseen una idea clara de las razones por las cuales las parejas deciden desatar los lazos que las atan con un simple golpe de documentos.

La tasa diaria de solicitudes de disolución de vínculos conyugales es de 53, desmesurada para el número de pobladores incluso si se tiene en cuenta los residentes en los subcondados aledaños, dijo Peter Odyek, funcionario judicial en la zona.

Es cuestión de inestabilidad y falta de compromiso de ambos miembros de la pareja, dijo el edil a la prensa, aunque se abstuvo de precisar cómo es posible que las mismas circunstancias se apliquen a tantas personas al mismo tiempo.

En un tono más preocupado, el parlamentario por la zona Peter Ocen Akalo aludió al negativo impacto que tienen los divorcios sobre los hijos habidos de esas uniones.