Diferencias entre militares y oposición impiden avanzar en Sudán

0
116

Las diferencias entre el Consejo Militar de Transición de Sudán y la opositora Fuerzas para la Libertad y el Cambio malograron la firma del documento que establecerá la repartición de poderes en órganos colegiados, anunciaron fuentes oficiosas.

En encuentro con la prensa de representantes del comité de redacción del acuerdo alcanzado hace una semana, anunciaron que a modo de solventar las discrepancias mañana sábado se retomarán las conversaciones.

El pasado viernes los militares en el poder, tras la dimisión en abril del entonces gobernante Omar Hassán al Bashir, y la oposición definieron los miembros integrantes de un denominado Consejo Soberano que gobernaría por tres años, así como los poderes principales del jefe de Estado colectivo.

Este Consejo Militar de Transición (CMT) lo conformarían siete uniformados e igual número de civiles, más un independiente.

La fuente subrayó, sin embargo, que las discrepancias se concentran en la declaración final para determinar los poderes de los órganos de autoridad de transición, además de subsistir otros asuntos discordantes.

El diario Sudan Tribune divulgó que en condición de anonimato, representantes de la coalición opositora dijeron al periódico que miembros del Consejo Militar asistentes a la reunión aceptaron casi todo lo pactado.

Reveló que los militares pretenden de manera exclusiva dominar lo referente a la declaración de guerra y otra diferencia se relaciona a la formación de comités, incluido el de seguridad.

Asimismo el CMT quiere limitar el accionar del Parlamento al reducir su funcionamiento solo para atender cuestiones vinculadas con la transición, según la fuente.

De otro lado, en la noche de este jueves el jefe de seguridad del Consejo, Gamal Omer Ibrahim, anunció el fracaso de una intentona golpista de la que derivó la detención de 12 uniformados del Ejército y los Servicios Nacionales de Inteligencia y Seguridad, siete activos y cinco retirados, y otros cuatro ayudantes.

Añadió, sin dar más detalles, que la pretensión de los golpistas era intentar torpedear el acuerdo alcanzado entre el CMT y las Fuerzas para la Libertad y el Cambio.

En las últimas semanas ambos contendientes se acusaron mutuamente de promover golpes de Estado, sin mayores consecuencias hasta el momento.

A comienzos de este mes ocurrieron hechos violentos que dejaron más de un centenar de personas (110) perdieron la vida por la represión de militares, según fuentes de la oposición, en tanto las autoridades el CMT cifraron en 61 los fallecidos.

Etiopía y la Unión Africana sirven como mediadores en la crisis política que atraviesa Sudán, y estos últimos adoptaron la decisión de separarlo del organismo panafricano hasta tanto no se restablezca un Gobierno civil.