Detenido un periodista keniata por denunciar la corrupción del país

0
350

John-NgirachuLa Policía keniata ha arrestado este martes a un periodista que ha acusado de corrupción al ministro del Interior, Joseph Nkaissery, aunque según los medios locales ya ha sido puesto en libertad. La opinión pública denuncia que el Gobierno está tratando de socavar la libertad de expresión.

Tom Mshindi, el director del ‘Daily Nation’, el periódico de mayor tirada nacional, ha afirmado que el reportero, John Ngirachu, ha sido arrestado por cuestionar los gastos del Ministerio del Interior. «Esto es, desde nuestro punto de vista, intimidación», ha señalado a Reuters. «No esperábamos que el Gobierno recurriera a este tipo de tácticas para intimidarnos», ha añadido.

Un miembro del Ministerio ha confirmado la detención del periodista, aunque no ha añadido más detalles. Los medios de la región han afirmado que Ngirachu ha sido liberado hacia el final de la tarde.

El veterano reportero fue interrogado por la Policía la semana pasada acerca de un controvertido artículo, publicado en el ‘Daily Nation’, en el que señalaba que el ministro del Interior había gastado 3.800 millones de chelines, casi un millón de euros, en un único día.

Nkaissery etiquetó la historia de «incaceptable» y afirmó que tachándole de corrupto se cometía un «perjuicio deliberado contra la nación». Según el titular de Interior, se trata de una campaña bien articulada para despertar a las masas contra el Gobierno bajo el supuesto de que la corrupción impera en las instituciones. «Esto está tomando la forma de un sabotaje económico», señaló Nkaissery, que agregó que cualquiera que difundiera falsas historias sobre corrupción debería «dar cuenta personal de sus palabras».

PREOCUPACIÓN DE LA PRENSA KENIATA

Las informaciones que acusan a los funcionarios de un uso abusivo de los fondos públicos ha aumentado la presión sobre el presidente, Uhuru Kenyatta, quien ha prometido encarar la descontrolada corrupción de un país en el que la mayoría de su población todavía vive en condiciones de pobreza.

El gremio editorial keniata se muestra preocupado sobre las declaraciones de Nkaissery y el arresto de su compañero. «Si estas advertencias continúan, el arresto del periodista John Ngirachu es solo el principio de tiempos más duros para los medios y otras voces independientes lo suficientemente valientes como para lanzar preguntas sobre la crisis de corrupción que asuela a nuestro país», ha señalado el presidente de los Editores en Kenia, Linus Kaikai.

Otros personajes notorios del país se han sumado a las críticas vertidas en los últimos días. «Como he dicho muchas veces, la corrupción está socavando el futuro de Kenia», afirmó el embajador Robert Godec el lunes, en medio de una negociación sobre el tratado de comercio entre Estados Unidos y África. «Está destruyendo trabajos y motivando a los inversores a llevar su dinero a otra parte», añadió.

John Githongo, quien dimitió en 2005 como primer consejero anti-corrupción en Kenia y que después dio el soplo sobre uno de los escándalos de corrupción más graves del país, afirmó que los keniatas habían fallado en su objetivo de controlar el problema. «Este es el mayor caso de corrupción desde que comenzáramos con las evaluaciones de la misma en los noventa», señaló.