Detenida una activista de la comunidad a la que pertenecían las 200 adolescentes secuestradas por Boko Haram

0
358

Naomi MutahUna conocida activista que ha participado en las protestas contra el Gobierno por el secuestro de 200 adolescentes por la milicia islamista Boko Haram ha sido detenida este lunes por orden de Patience Jonathan, esposa del presidente del país, Goodluck Jonathan.

    La activista, Naomi Mutah, acudió a un acto convocado por la primera dama y fue entonces detenida y trasladada a una comisaría, ha informado la cadena británica BBC citando fuentes cercanas a Mutah.

La mujer fue una de las organizadoras de una concentracióncelebrada la semana pasada en Abuya para exigir al Gobierno que actúepara liberar a las adolescentes. Al parecer, según las fuentes consultadas por la BBC, la primera dama nigeriana se sintió ofendida por la presencia de Mutah, que acudió en representación de las madres de las jóvenes secuestradas.

Pogo Bitrus, otro dirigente de la comunidad de Chibok, localidad en la que se produjo el secuestro de las chicas, ha visitado la comisaría a la que fue trasladada Mutah, pero no pudo averiguar nada sobre su paradero.

Bitrus ha calificado de «insensible» la detención de Mutah y ha instado a Patience Jonathan, una figura de reconocido poder, a «darse cuenta de su error».

EL SECUESTRO

 El rapto de las jóvenes se produjo el pasado 14 de abril cuando un grupo de hombres armados de Boko Haram tomaron una escuelasecundaria femenina pública de la localidad de Chibok, en el estado de Borno. Los secuestradores metieron a las chicas en camiones y huyeron hacia el bosque de Sambisa, una zona remota y montañosa cercana a la frontera con Camerún.

Boko Haram, cuyo nombre significa «La educación occidental es pecaminosa», pretende imponer una versión radical de la ‘sharia’ o ley islámica y en los últimos años sus milicianos han matado a miles de personas. La escalada y la brutalidad de los ataques a los colegios ha conmocionado a la nación. El secuestro también se ha convertido en un símbolo de la impotencia de los militares para proteger a los civiles de los insurgentes islamistas, cuyos ataques cada vez son más indiscriminados.

 El presidente Goodluck Jonathan ha asegurado que las fuerzas de seguridad están haciendo todo lo posible para encontrar a las chicas, de edades comprendidas entre los 15 y los 18 años. Un abogado, Lawan Aban, con dos hermanas y una sobrina secuestradas, ha dicho que ha perdido «la fe en las autoridades de Nigeria» y ha afirmado que «todas las chicas deben volver con vida en el menor tiempo posible y solo entonces les creeremos».