Designación de presidente interino genera nuevas protestas en Argelia

0
218

La designación por el Parlamento de Argelia de Abdelkader Bensalah como presidente interino generó nuevas manifestaciones de rechazo en esta capital y otras provincias del país, según reportes de medios noticiosos locales.

En Argel, epicentro de las protestas surgidas el 22 de febrero para rechazar entonces la aspiración de Abdelaziz Bouteflika de postularse a un quinto mandato, las demostraciones de descontento tuvieron lugar en calles del centro que hicieron converger a miles de personas en la Grande Poste.

Cadenas televisivas y páginas web de periódicos reportaron que en otras wilayas (provincias) también hubo movilización de amplios sectores populares en demanda de un ‘cambio radical’ del sistema de gobierno, básicamente para ‘barrer’ con todo lo que personificó durante 20 años el ya exmandatario.

Bensalah, de 77 años y presidente del Consejo de la Nación (Cámara alta del Parlamento), fue nombrado este martes jefe de Estado provisional por un período máximo de 90 días durante una sesión conjunta de ese órgano y de la Asamblea Popular Nacional (Cámara baja) del hemiciclo.

La elección se basó en el artículo 102 de la Constitución que, en caso de dimisión o deceso del jefe de Estado, reserva al titular del Consejo de la Nación la presidencia interina por un máximo de tres meses durante los cuales debe organizar elecciones presidenciales a las que no puede presentarse.

Bouteflika, de 82 años y muy enfermo desde que sufrió un derrame cerebral en 2013, presentó su renuncia al cargo el 2 de abril presionado por movilizaciones multitudinarias durante seis semanas consecutivas y luego de que el Ejército también lo urgió a abandonar el puesto ‘inmediatamente’.

Para los inconformes resulta inaceptable que la transición del país sea conducida por una figura política afín o ligada a la gestión del octogenario expresidente, y exigieron que se designara a una persona neutral, sin nexos con partidos tradicionales y de consenso.

Las demostraciones del viernes último tuvieron entre las consignas más generalizadas el reclamo de salida de la escena pública de lo que denominaron las ‘tres B’, en alusión a Bensalah, al presidente del Consejo Constitucional, Tayez Belaiz, y del primer ministro interino, Noureddine Bedoui, todos vistos como ‘hombres del viejo sistema’.

De acuerdo con la agencia estatal APS, al asumir el cargo de mandatario provisional Bensalah aseguró estar comprometido a poner en marcha, en concertación con la clase política y la sociedad civil ‘una institución nacional colegiada, soberana dentro de sus decisiones’.

Esa instancia la propondrá con carácter ‘prioritario y urgente’, y tendrá ‘la misión de reunir las condiciones necesarias para la preparación y organización de elecciones nacionales honestas y transparentes’.

‘En base a mi compromiso nacional se me ha solicitado asumir la pesada responsabilidad de conducir una transición que permitirá al pueblo de Argelia ejercer su soberanía’, expresó en su discurso de debut en el puesto.

Agregó que ‘el gobierno y los servicios administrativos concernientes serán mandatados para sostener y acompañar (a dicha institución) en el cumplimiento de sus misiones con toda libertad’.

Instó a cada uno a ‘superar las divergencias y dedicarnos a una acción colectiva histórica a la altura de los desafíos de la etapa, descansando en los valores de solidaridad, cohesión y de abnegación, a fin de alcanzar el objetivo supremo de crear los fundamentos de la Argelia del futuro’.

Por su lado, el jefe de Estado Mayor del Ejército, general Ahmed Gaid Salah, aseguró que la institución castrense trabajará para ‘garantizar la tranquilidad’ del país.