Descartan posibilidad de golpe contra presidente de Guinea Bissau

0
158
general-biague-na-ntanEl jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Guinea Bissau, general Biaguê Nan Tan, descartó cualquier posibilidad de que los militares promuevan hoy un golpe de Estado como el perpetrado en el 2012.

Me señalan a mí, ‘mas el presidente de la República es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, por ende es mi jefe’, aclaró Nan Tan, quien reiteró que existe respeto por las jerarquías y pidió a los políticos que resuelvan sus problemas ‘de forma pacífica’.

El alto oficial insistió en que ‘la tropa no puede dar órdenes al presidente de la República y ningún general puede darme órdenes en cuanto jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas’.

Para Nan Tan, el acto de haber sido un combatiente por la independencia de Guinea Bissau no puede servir de argumento para ‘dar un golpe de Estado’ contra un presidente electo democráticamente.

Desmintió que los militares se posicionaron contra la nominación de cualquier figura política para el cargo de primer ministro, como se rumora en círculos nacionales de opinión.

‘Escuché decir en medios radiales que los militares no quieren una determinada persona para ser primer ministro. Eso es falso, pues nunca podemos inmiscuirnos en asuntos políticos’, subrayó el jefe castrense, quien se considera defensor del Estado de Derecho y respetuoso del orden constitucional.

Esta semana el presidente José Mário Vaz dimitió el gobierno del primer ministro Baciro Djá, al considerarlo imposibilitado de lograr la aprobación en el Parlamento de su plan de Presupuesto General del Estado.

En el decreto presidencial Vaz justificó su determinación al tener en cuenta normas constitucionales que establecen cesar al Ejecutivo en caso de no poseer los necesarios instrumentos de gobernación.

Según el mandatario, la administración de Djá no fue capaz de superar el bloqueo percibido en el Parlamento, en el que las dos principales organizaciones políticas: el gobernante Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (Paigc) y el opositor Partido de la Renovación Social (PRS), no se entienden hace más de un año.

Vaz reconoció que aún el país vive ‘una grave crisis’, la cual requiere la intervención del jefe de Estado.

Defendió también su decisión con la necesidad de cumplir con el llamado Acuerdo de Conakry, según el cual la crisis se superaría a través de la formación de un nuevo gobierno inclusivo, cuyo primer ministro sería una figura de consenso entre los partidos representados en el Parlamento.

Los principales actores del conflicto político en Guinea Bissau alcanzaron un acuerdo el 10 de septiembre, con la creación de un nuevo Ejecutivo integrado por todos los representantes guineanos, parte de un plan de seis puntos diseñado por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao).

La crisis en Guinea Bissau comenzó el 12 de agosto de 2015, cuando Vaz dimitió como jefe de gobierno a Domingo Simoes (presidente del Paigc), al argumentar incompatibilidades personales y falta de confianza.