Descartan intervención externa para resolver crisis en Mozambique

0
335

Afonso DhlakamaEl Ministerio de Defensa de Mozambique descartó una eventual intervención militar de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) para resolver el conflicto en el país, donde el panorama está  sobre control interno.

«La situación (militar) aún no llega al extremo para que se plantee la posibilidad de intervención de la SADC. El control interno de la situación todavía es posible», dijo a la prensa el jefe del gabinete de Cooperación del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Defensa de Mozambique (FADM), Chongo Vidal.

Al margen de la 24 reunión del subcomité de Defensa de la SADC, que transcurre en Maputo, afirmó que los tratados de la organización sobre intervención militar tienen reglas que en este momento no se aplican en Mozambique.

Sobre el foro comentó que se incluye en los esfuerzos de la SADC para tener su fuerza regional capaz de apoyar a la de la Unión Africana (UA) en Estado de Alerta, la cual debería estar lista a finales de este año.

«Como subregión, la SADC debe contribuir a la Fuerza de la UA en Estado de Alerta, una entidad que se quiere continental y sustentada por contribuciones de los Estados africanos», señaló Vidal.

Destacó que la creación de una fuerza dotará al continente de un mecanismo de defensa capaz de intervenir contra las amenazas a la paz y estabilidad en África.

También, agregó, se pondría fin a la dependencia de la comunidad internacional con respecto a las misiones de paz.

Actualmente la zona central de Mozambique es escenario de enfrentamientos entre fuerzas de defensa y seguridad, y el brazo armado de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), principal partido opositor.

Tras alcanzar una tregua en septiembre de 2014, Renamo aceptó concurrir a las elecciones de octubre de ese año, pero retomó las armas al desconocer el triunfo del gobernante Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), en el poder desde la independencia en 1975.

El jefe de la Resistencia, Afonso Dhlakama, insiste en que gobernará en seis provincias del centro y norte del país, donde reclama una victoria en las urnas.

Bajo este contexto, representantes del gobierno y Renamo retomaron el día 25 el diálogo de paz para buscar soluciones a la crisis político-militar que afecta al país.