Denuncian racismo contra afrodescendientes en Canadá

0
181

Los adultos afrodescendientes en Canadá tienen menos probabilidades de tener un empleo que los demás adultos de otras razas, según informe publicado hoy por la Agencia nacional de Estadísticas.

En ese documento se indica que los jóvenes negros tenían las mismas probabilidades que los de otras razas de obtener un diploma de enseñanza secundaria, pero ya no era igual a la hora de obtener un título postsecundario, en particular los varones.

Estas diferencias en los logros educativos afloraron después de evaluar una serie de características, como la educación de los padres, los ingresos familiares, la estructura familiar la condición de inmigrante.

Si bien el nivel educativo es un factor importante para el éxito de la juventud, la participación en el mercado laboral y los ingresos anuales son indicadores importantes del bienestar socioeconómico de los adultos en edad laboral.

Existen importantes diferencias entre los negros y el resto de la población adulta de otras razas en cuanto a empleo e ingresos, y esas diferencias se ampliaron con el tiempo, a pesar del aumento de los logros educativos de los negros, señala el informe de Estadísticas Canadá.

De 2001 a 2016, por ejemplo, la tasa de empleo de las mujeres negras de 25 a 59 años de edad se mantuvo en el 71 por ciento, mientras aumentó en el caso de otras féminas del mismo grupo de edad del 72 por ciento al 75.

De manera similar, la brecha en los salarios medios anuales se acrecentó entre los negros y el resto de la población en edad laboral.

Los análisis e informaciones de Estadísticas Canadá hacen eco de las conclusiones de Grupo de Trabajo de Expertos sobre las Personas de Ascendencia Africana de Naciones Unidas, que realizó una visita a Canadá por invitación del Gobierno.

El Grupo dijo que a pesar de la reputación de promover el multiculturalismo y la diversidad es evidente aún el racismo estructural en muchas instituciones.

En cuanto a las mujeres afrocanadienses, los expertos concluyeron que ellas se encuentran atrapadas en un ciclo de pobreza, con bajos niveles de promoción profesional y/o de carrera, sin acceso a la justicia y privadas de los recursos necesarios para disfrutar y participar plenamente en la cultura y la vida canadienses.

Según se informa, las mujeres y niñas afrocanadienses son blanco de la policía y son cada vez más una de las poblaciones penitenciarias de más rápido crecimiento.