Denuncian las condiciones precarias de los refugiados en Libia

0
413

Libia refugiadoLos miembros locales del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) que han visitado los centros de detención de inmigrantes en Libia han denunciado sus precarias condiciones, situación que se está viendo agravada por el hacinamiento de las cientos de personas que no cesan de llegar.

En algunos centros, más de cincuenta personas abarrotan habitaciones preparadas para albergar a la mitad. Las temperaturas también están en aumento, lo que incrementa la posibilidad de la aparición de enfermedades transmitidas a través de mosquitos. Esta situación ha sido condenada por ACNUR señalando además a la leve respuesta de Europa, más centrada en poner fin a la «peligrosa migración».

ACNUR ha ayudado a unas 1.200 personas tras ser rescatadas en aguas libias, a las que posteriormente ha trasladado a centros de detención para inmigrantes.

Entre algunas de las personas que ha documentado ACNUR se incluye un grupo de más de 200 personas pertenecientes a países del Cuerno de África que fueron interceptadas en Tajura, a 16 kilómetros del este de Trípoli. Cuatro de ellos, que incluyen a un niño de dos años y a su madre, tenían quemaduras causadas por la explosión de una bombona de gas antes de iniciar su viaje a Europa, en el barco de unos contrabandistas.

«ACNUR tiene datos de al menos 2.663 inmigrantes o solicitantes de asilo repartidos en ocho centros de detención a lo largo de Libia, dirigidos todos ellos por el Departamento para la Lucha Contra la Migración Ilegal (DCIM, por sus siglas en inglés)», ha detallado una portavoz de ACNUR, Ariane Rummery. Además, ha agregado que la cifra es significativamente importante si tenemos en cuenta que hace un mes, el número de personas registradas no llegaba a 1.500.

«Las principales nacionalidades en los centros son somalíes, eritreos, etíopes y sudaneses, además de personas de varios países del norte de África», ha agregado en una rueda de prensa en Ginebra.

DE UNA SEMANA A UN AÑO

Los extranjeros en Libia pueden ser detenidos por inmigración ilegal y pueden permanecer en arresto desde una semana a doce meses.  «Aconsejamos la puesta en libertad de las personas más vulnerables, como mujeres embarazadas, y pedimos buscar alternativas diferentes a la detención, siempre que sea posible», ha agregado Rummery.

«Gestionamos dos centros de desarrollo comunitario en Trípoli y Benghazi y hemos desplazado una unidad médica móvil a Trípoli. También tenemos disponibles líneas telefónicas, renovamos documentos o asesoramos a los detenidos. Además estamos creando una línea directa con la guardia costera de Libia para recibir actualizaciones de búsquedas y rescates», ha explicado Rummery.

En la actualidad existen alrededor de 36.000 refugiados y solicitantes de asilo registrados por ACNUR en Libia, la mayoría de ellos de nacionalidad siria.