Demanda África oriental retrasar elecciones de Burundi

0
367

Pierre NkurunzizaLos jefes de Estado de la Comunidad de África Oriental (EAC), demandaron retrasar dos semanas las elecciones presidenciales de Burundi, previstas para el próximo día 15.

El presidente burundés, Pierre Nkurunziza, se ausentó este lunes de la cumbre de la EAC en esta capital económica tanzana, para continuar su campaña electoral con vista a la consulta, que la comunidad internacional exige aplazar ante la violencia y las protestas en contra de su candidatura para un tercer mandato.

Los líderes de la región reclamaron nuevamente retrasar los comicios, tras semanas de tensiones en Burundi y unas elecciones parlamentarias que los opositores consideraron les faltó transparencia y recursos.

En la cumbre, la tercera que sesiona de urgencia para abordar la crisis de Burundi, los mandatarios del oriente africano llamaron a que las partes en pugna continuarán el diálogo y exigieron la formación de un gobierno de unidad nacional.

Asimismo, la cumbre eligió al presidente de Uganda, Yoweri Museveni, como mediador para la crisis burundesa, para facilitar las eventuales negociaciones entre el gobierno y la oposición.

Conforme a EAC, el gabinete que salga de la consulta en las urnas deberá atenerse a la Constitución, que limita a dos los mandatos presidenciales, razón por la que los críticos consideran ilegal la actitud de Nkurunziza de querer postularse para un tercer mandato.

Kenya, Uganda, Tanzania, Ruanda y Burundi, integran la Comunidad de África Oriental y su reunión ocurre al día siguiente de que el partido gobernante de Burundi, el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD), rechazara al enviado especial de la ONU para el conflicto, Abdulaye Bathily.

En una declaración divulgada por la radio pública, el vocero del CNDD-FDD, Gelasio Ndabirabe, reprochó a Bathily que nunca se reuniera con las autoridades del país, el cuales soberano e independiente.

Mediadores de la ONU y la Unión Africana solicitaron aplazar los comicios, un llamado que respaldaron otras organizaciones internacionales y países como Estados Unidos, Francia y Bélgica.