Deficiencias de centros de detención israelíes para inmigrantes

0
583

centros de detención israelíes para inmigrantesLa principal ONG israelí de defensa de los derechos de los inmigrantes denunció la masificación y falta de acceso a ayuda legal en los centros para demandantes de asilo e inmigrantes en Israel, donde están bajo arresto unas 5.000 personas.

«Una de las principales irregularidades que hemos identificado es lo masificadas que están las instalaciones», dijo a Efe Anat Ovadia-Rosner, portavoz de la organización Hotline for Refugees and Migrants (Línea directa para refugiados y migrantes), que señaló que muchas habitaciones se mantienen al doble de su capacidad.

Otros problemas son la falta de intérpretes para los detenidos, las limitaciones de movimiento (existen centros «abiertos» en los que el interno debe hacer acto de presencia tres veces al día), la mala alimentación y la dificultad de acceso a servicios médicos o asesoría legal.

Así lo denuncia un informe publicado hoy y documentado con el testimonio de internos de estos centros, en su mayoría demandantes de asilo de Sudán y Eritrea, pero también trabajadores ilegales o inmigrantes que han permanecido en Israel sin visado.

«Queremos mandar un mensaje claro a las autoridades israelíes. En primer lugar, denunciar estas deficiencias y que sean resueltas inmediatamente. Pero lo más importante, criticar el que la detención sea la principal solución que Israel da al problema de la migración y de los refugiados», asegura Ovadia-Rosner.

Afirmó que de acuerdo a la ONU, «el arresto debe ser la última opción. Nuestra principal recomendación es pedir al Gobierno israelí que cambie esta política de detenciones».

La portavoz del Servicio de Prisiones de Israel (SPI), Sivan Weizman, declinó hacer comentarios sobre el informe al ser consultada por Efe.

Israel no deporta a los detenidos porque es firmante de las convenciones internacionales sobre asilo político pero en raras ocasiones les concede el estatus de refugiado y les mantiene retenidos en centros como Holot (sur del país), Yahalom (en el aeropuerto de Ben Gurión) o en las prisiones de Saharonim y Givon, objeto del estudio.

En agosto de 2015 el Tribunal Supremo israelí anuló una enmienda de la ley de inmigración del país (conocida como la Ley de Prevención de Filtraciones) que permitía retener 20 meses a los inmigrantes sin documentos o solicitantes de asilo en esas instalaciones y limitó el tiempo de encierro a doce meses.