Decenas de familias abandonan Sirte por combates entre fuerzas de Trípoli y EI

0
452

SirteDecenas de familias han huido de la ciudad de Sirte, situada en la costa mediterránea entre Trípoli y Bengazhi, tras la escalada de violencia que se ha vivido en la zona entre milicianos del Estado Islámico y fuerzas leales al Gobierno autoproclamado en Trípoli.

Según testigos, numerosas familias han abandonado la ciudad, con sus vehículos cargados con sus pertenencias, y se dirigen al oeste hacia Misrata, bastión de Amanecer Libio, el grupo armado que apoya al Gobierno de Tripoli. En torno a 20 vehículos han evacuado a personal del hospital de la ciudad.

Un residente ha declarado a la agencia Reuters que miembros del Estado Islámico han avisado a la población local de que en los próximos días la ciudad sería escenario de duros combates. En la ciudad de Sirte muchos establecimientos han cerrado y se teme que haya escasez de gasolina, según la declaración de este habitante de la ciudad libia.

Durante las jornadas del sábado y el domingo, vecinos de la zona confirmaron que se han producido enfrentamientos a unos 60 kilómetros al este de Sirte. En dicha ciudad milicianos del Estado Islámico han tomado varios edificios oficiales, una universidad y una emisora de radio.

El este de Sirte ha sido un campo de batalla desde el mes de diciembre cuando Amanecer Libio trató de hacerse con los enclaves de petróleo más importantes de Libia, que son controlados por las fuerzas leales al Gobierno internacionalmente reconocido que encabeza el primer ministro Abdulá al Thini y tiene su sede en Tobruq, en el este del país.

El Gobierno de Al Thini se enfrenta desde agosto a una administración alternativa apoyada por las milicias de Amanecer libio que tomaron en agosto la capital, Trípoli. Tras la toma, reinstauraron el antiguo Parlamento, afín a los islamistas, y formaron un nuevo gobierno.

Desde ambas partes se cruzan las acusaciones: Trípoli acusa al gobierno oficial de estar formado por antiguos dirigentes del régimen de Muamar Gadafi, mientras que Al Thinni denuncia que el gobierno disidente está apoyado por islamistas, algo que éste niega.

Por su parte, el Estado Islámico lleva tiempo intentando crear una filial en Libia, concretamente en la ciudad de Derna (este), considerado un reducto de radicales islamistas. Estados Unidos ha informado de que está vigilando esta iniciativa y ha denunciado intentos de dar instrucción a varios cientos de milicianos.