Cumbre tripartita en Kinshasa para paz y elecciones

0
409
Una cumbre tripartita reunirá la semana próxima en Kinshasa a los presidentes de República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila; de Angola, Joao Lourenzo, y del Congo, Denis Sassou-Nguesso, para tratar temas de paz y elecciones.

La confirmación la dio ayer jueves en Luanda el representante especial del secretario general de Naciones Unidas para África Central, Franzois Lounceny Fall, que fue citado hoy por el diario Jornal de Angola.

Fall aclaró que en breve Lourenzo se trasladará a la capital congoleña para tratar esos asuntos con sus otros dos pares, aunque obvió plantear una fecha para el encuentro.

El funcionario de Naciones Unidas fue recibido en audiencia por el mandatario angoleño, y conversaron sobre la situación política y de seguridad en la región, según el citado diario.

Aproveché la ocasión para transmitirle los saludos del secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, y darle el apoyo de la Organización a las reformas comenzadas en el país, dijo Fall.

En alusión a los asuntos tratados, el diplomático expresó que dedicaron el mayor tiempo al análisis de la situación en la República Centroafricana, la RDC y Guinea Bissau.

Lourenzo, dijo el visitante, está preocupado con la crisis en el país lusófono y desea una solución airosa y pacífica.

Se ve que el presidente está preocupado con los problemas africano, manifestó.

Luanda ya acogió en octubre pasado una reunión para encontrar una solución a los problemas en el vecino Kinshasa, después que Kabila concluyó su mandato en diciembre de 2016 y no convocó a comicios.

Fall explicó que la ONU sigue apoyando el acuerdo de la San Silvestre, mediante el cual gobierno y oposición decidieron convocar a elecciones, mantener a Kabila en el poder hasta tener un sucesor (lo único cumplido) y crear un gabinete de reconstrucción nacional.

La falta de una hoja de ruta puso inmediatamente en punto muerto el pacto, conseguido casi en la medianoche del 31 de diciembre de 2016 con la mediación de la Iglesia católica.