Cumbre árabe llama a solución política de los conflictos

0
452

ligaarabe-al_arabiLa XXVII cumbre de la Liga Árabe llamó aquí a una solución política de los conflictos, y al desarrollo de mecanismos de lucha contra el terrorismo, según el comunicado final difundido hoy.

En ese evento, los líderes y sus representantes subrayaron la importancia de llegar a una solución política de los conflictos en algunos de sus Estados, así como de fortalecer los esfuerzos y mecanismos de lucha contra el terrorismo, y el desarrollo acciones conjuntas árabes, además de apoyar la causa del pueblo palestino.

El comunicado final de la llamada Cumbre de la Esperanza, se destacó el «compromiso de adoptar las mejores medios prácticos para enfrentar las amenazas y peligros para la seguridad nacional árabe, a través del desarrollo de mecanismos para luchar contra el terrorismo y la consolidación de la seguridad y la paz en la región (…)».

También se hizo énfasis en la importancia de la causa palestina dentro de la acción conjunta árabe, y el apoyo a la resistencia de ese pueblo contra la ocupación israelí.

Asimismo se abogó por los esfuerzos combinados para una solución amplia, justa y duradera de acuerdo con la Iniciativa de Paz Árabe, la de principios de Madrid, el Derecho Internacional y las decisiones de la ONU.

«La Declaración de Nouakchott dio la bienvenida a la iniciativa francesa pidiendo la celebración de una conferencia internacional de paz como paso previo a la interrupción de todas las actividades de asentamiento israelíes».

Al respecto, el texto adoptado considera que eso sería «garantizar al pueblo palestino (en un plazo determinado), establecer su Estado independiente con Al-Quds (Jerusalén) como capital».

Además se apeló a la comunidad internacional para demandar «la aplicación de las decisiones internacionales para poner fin a la ocupación israelí, con su retirada de todos los territorios árabes ocupados, incluido el Golán sirio y los territorios ocupados en el sur del Líbano, basada en las fronteras del 4 de junio de 1967».

En otra parte, los líderes árabes pidieron a los beligerantes libios completar el proceso de reconstrucción del Estado y enfrentar a los grupos terroristas, e instaron a recurrir al diálogo a las partes en conflicto en Yemen, a la par que abogaron por una solución política, basada en la preservación de la unidad y la estabilidad de Siria.

En África, expresaron su apoyo a Sudán en sus esfuerzos por restablecer la paz y lograr el desarrollo.

La cumbre, que iba a sesionar dos días, se desarrolló en uno solo, con la presencia de siete jefes de Estado y 14 vicepresidentes o cancilleres de los 21 miembros de la organización.