Cuerno africano, de la convulsión al paradigma de buena vecindad

0
477
El Cuerno de África, una vez considerada la región más problemática del continente, es testigo de un nuevo paradigma en las relaciones entre los países vecinos, consideraron expertos.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, el presidente eritreo, Isaias Afwerki, y su homólogo somalí, Mohamed Abdullahi Mohamed, destacaron en una declaración conjunta emitida después de su reunión de dos días en la norteña ciudad de Bahir Dar que trabajarán para la transformación histórica hacia la paz y la integración.

El compromiso marcó otro impulso de estabilidad para el área africana más inquieta, envuelta en guerras letales, terrorismo y un constante juego de culpas entre las naciones por supuesto apoyo a rebeldes y criminales.

‘Los tres acordaron consolidar su solidaridad y apoyo mutuos para abordar los desafíos que enfrentan individualmente y colectivamente ‘, reseña el texto firmado en el encuentro.

La última cita del fin de semana fue un seguimiento de la discusión anterior, que se celebró en septiembre en Asmara, capital de Eritrea, con la adopción de un acuerdo de paz tripartito.

‘Compartiendo lazos de geografía, historia, cultura, religión e intereses vitales comunes, los pueblos de Etiopía, Somalia y Eritrea deben respetar más la independencia, la soberanía y la integridad territorial de cada uno’, subrayó el documento.

Después de décadas de hostilidad y rivalidad, un reciente deshielo en los lazos entre estos Estados se considera por los expertos como un resurgir que debería ser replicado en otras zonas de África y el orbe.

Mogadiscio y Asmara, que se culparon mutuamente por apoyar a grupos insurgentes terroristas, reiniciaron recientemente relaciones diplomáticas.

Los recientes desarrollos positivos entre Etiopía y Eritrea también se produjeron después de dos décadas de amargas desavenencias que llevaron a un conflicto armado entre 1998 y 2000 por motivos territoriales.

Todo esto es consecuencia del destino natural, puntualizó el investigador del Centro de Estudios Estratégicos, Alemayehu Kassa.

Son poblaciones que comparten rasgos socioculturales, lenguajes similares, historias comunes; las decisiones erradas jugaros una mala pasada a esta amistad, pero la conciencia política del presente parece haber encontrado un camino correcto hacia la cooperación y el respeto mutuo, apuntó.

Esperemos y cada vez sea mayor en el futuro, concluyó el analista.