CPDS asegura que la ONU le ha pedido datos sobre los «desalojos forzosos» en Bata y otras urbes

0
342

Wenceslao MansogoEl partido opositor ecuatoguineano Convergencia para la Democracia Social (CPDS) ha asegurado que responsables de la Organización de Naciones Unidas (ONU) le han pedido datos sobre los «desalojos forzosos» que ha denunciado que está llevando a cabo el Gobierno de Malabo en las ciudades de Bata, Kogo y Evinayong.

   El vicesecretario general tercero de CPDS, Wenceslao Mansogo, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el régimen que preside Teodoro Obiang está realizando una campaña de «desalojos forzosos» en esas tres ciudades, que consiste en «demoliciones» de chabolas en zonas pobres sin dar alternativa alguna a sus propietarios.

Mansogo ha asegurado que ya se han puesto en contacto con su formación miembros del Grupo de Trabajo de Desalojos Forzosos de la ONU para que les informen sobre las demoliciones de chabolas en diferentes ciudades.

El dirigente de CPDS ha denunciado que esta práctica está dejando totalmente desprotegidos a los desalojados, que, en muchas ocasiones, además de perder su vivienda, pierden su modo de vida porque trabajan en ese mismo barrio con un puesto en la calle o con otras fórmulas de autoempleo.

Ha asegurado, además, que ya han pedido al Gobierno que frene esta práctica y que el Ejecutivo les ha respondido que no ha dado ninguna orden para llevar a cabo los desalojos y que han sido los ayuntamientos correspondientes los que lo han ordenado. Cuando han preguntado a los consistorios, el mensaje que les han dado es que las demoliciones se realizan por decisión del presidente del Gobierno.

Mansogo ha afirmado que el Gobierno se ha trasladado para un periodo de seis meses a Bata, una de las ciudades más importantes del país, y «a cada ministro» le han atribuido un barrio para que coordinen las «demoliciones» para dejar «la ciudad limpia como ellos desean», de tal modo que los ministros «hacen su agosto» quedándose con «las parcelas que más les interesan».

«En toda Guinea están haciendo exactamente lo mismo; ocupando los espacios que les interesan porque tienen instrucción oficial de ir haciendo limpieza», ha apostillado, antes asegurar que ninguno de los desalojados se atreve a denunciar los hechos.