Constructora canadiense acusada de pagos ilegales a la familia Gadafi

0
482

SNC-LavalinUna de las principales constructoras canadienses, SNC-Lavalin, realizó pagos a la familia del exdictador libio Muamar al Gadafi en 2011 pese a las sanciones económicas internacionales, dijo hoy la televisión canadiense CBC.

CBC dijo que SNC-Lavalin colocó en su plantilla a la esposa de Saadi Gadafi, el tercer hijo varón del fallecido mandatario libio, en 2011, en medio de la guerra civil que derrocó, con la ayuda de la OTAN, a la familia Gadafi.

CBC añadió que Riadh Ben Aissa, exvicepresidente ejecutivo de SNC-Lavalin, acusó a su antigua compañía de pagos a los integrantes de la familia Gadafi para conseguir lucrativos contratos en el país africano.

Según los documentos presentados por Ben Aissa en los tribunales canadienses, SNC-Lavalin colocó temporalmente a la esposa de Saadi Gadafi en su plantilla en Marruecos «pese al hecho que no era una empleada, para ayudarla financieramente así como a los hijos de Saadi Gadafi».

Ben Aissa, que está arrestado en Suiza desde abril de 2012 acusado de lavado de dinero y corrupción por sus actividades como ejecutivo de SNC-Lavalin en el norte de África, añadió en su acusación que el entonces consejero delegado de la empresa, Pierre Duhaime, conocía los pagos a los Gadafi.

Duhaime dimitió en 2012 y está acusado de sobornos en relación con la construcción de un complejo hospitalario en Montreal (Canadá).

Por su parte, SNC-Lavalin acusa a Ben Aissa de actuar de forma independiente y sin informar de sus acciones en el norte de África a la compañía.

En 2011, en medio de la guerra civil libia, la canadiense Cynthia Vanier, que había sido contratada por SNC-Lavalin para viajar a Libia, fue detenida en México junto con varios mexicanos y acusada de organizar la entrada ilegal en el país latinoamericano de Saadi Gadafi y su familia.

SNC-Lavalin dijo en documentos judiciales que el complot para transportar a Saadi Gadafi a México fue organizado por Ben Aissa.

La constructora canadiense está siendo investigada por la Policía Montada en conexión con el pago de sobornos en Bangladesh. En abril de 2013, el Banco Mundial prohibió a una de sus subsidiarias presentar propuestas de contratos en sus proyectos por el caso de Bangladesh.