Congoleños tendrán primer ministro en 48 horas, anuncia Kabila

0
829
El presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, anunció que el país tendrá primer ministro en 48 horas, y llamó a la oposición limar sus asperezas en pos de una solución pacífica a la crisis.

Durante su comparecencia ante ambas cámaras del parlamento, Kabila aseguró que seguidamente se designará una personalidad para encabezar el Consejo Nacional de Seguimiento del Acuerdo de San Silvestre, que debe conducir al país a las elecciones.

A propósito exhortó al Rassemblement (la opositora Unión) a sobrepasar sus divergencias internas y armonizar las vistas para una lista de candidatos con el perfil adecuado que acelere el proceso de formación del nuevo gobierno.

‘El país no puede continuar tomado como rehén de los intereses personales y de la lucha de posicionamiento’, declaró el jefe de Estado, que pidió al Congreso agilizar la ley orgánica relativa a la presidencia del Consejo Nacional de Seguimiento del Acuerdo del 31 de diciembre de 2016 y acelerar el proceso de designación de una personalidad consensual que debe dirigir esta estructura.

Las elecciones se realizarán sin lugar a dudas, afirmó luego de felicitar a la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) por el trabajo realizado hasta ahora, en el que ha empadronado 21 millones de posibles electores.

El gobierno, agregó, dispuso un financiamiento de 320 millones de dólares.

‘Al ser este un asunto de los congoleños, financiado por los congoleños, no se tolerará ninguna injerencia externa’, subrayó.

El mandatario adelantó la creación de un sector operacional en la región del Kasai, en el este, para acabar con la inseguridad y la situación de violencia imperante.

Para ello exigió a los insurgentes deponer las armas y cesar sus acciones, las que calificó de criminales.

Al referirse a los siete uniformados acusados de crímenes contra civiles, Kabila expresó que responderán ante los tribunales militares.

Señaló que no quedarán impunes las acciones contra agentes de policía y el asesinato de dos funcionarios de la Organización de Naciones Unidas.