Congo responsabiliza a una milicia rival de Sassou Nguesso de la violencia en Brazzaville

0
605

CongoEl portavoz del Gobierno de Congo, Thierry Moungalla, ha responsabilizado a antiguos miembros de la milicia Ninja rival del actual presidente Denis Sassou Nguesso de los enfrentamientos registrados este lunes en la capital, Brazzaville.

La milicia Ninja fue una de las fuerzas activas en la guerra civil de 1997, un episodio revivido este lunes en la capital con incendios de instalaciones militares, policiales y otras instalaciones públicas. Finalmente las fuerzas de seguridad han logrado hacerse con el control, ha explicado Moungalla.

«El Gobierno (…) aún no tiene pruebas de que los candidatos o sus seguidores estén implicados en este asunto, pero (…) las investigaciones están en marcha», ha apuntado Moungalla durante una intervención en la televisión pública.

Este ha sido el incidente más grave desde las elecciones presidenciales del pasado 20 de marzo, en las que Sassou Ngueso logró la reelección imponiéndose por un estrecho margen a Gui-Brice Parfait Kolélas.

Ahora se investiga la posible relación de estos ataques con los candidatos de la oposición política, ha señalado Moungalla. Kolélas es el hijo de Bernard Kolélas, lider de los Ninjas, incluidos en el acuerdo de paz suscrito en 2003 tras años de enfrentamientos esporádicos, aunque persisten las rivalidades regionales y étnicas. Un individuo cercano a Kolélas ha asegurado que éste no está implicado en estos ataques.

EN EL PODER DESDE 1979

Sassou Nguesso llegó al poder en 1979 y se mantuvo en la presidencia hasta 1992, cuando fue derrotado en unas elecciones. Sin embargo, la victoria de las fuerzas insurgentes que lideraba Sassou Ngueso en la guerra civil de 1997 le permitió volver al poder en esa fecha, y no lo ha abandonado desde entonces.

Trestigos presenciales han informado de la presencia de grupos de jóvenes coreando consignas como «¡Sassou, vete!», levantando barricadas cerca de la principal palza del barrio de Makelekele, en el sur del país e incendiando dependencias municipales y una comisaría.

Los disparos comenzaron en los barrios de Makelekele y Bacongo a las 3.00 horas y duraron hasta las 6.00. Se reanudaron en torno a las 8.00 y se intensificaron a finales de la mañana cuando ya había helicópteros patrullando el sur de Brazzaville y se pudieron escuchar disparos de armamento pesado.

Cientos de vecinos de la zona huyeron del lugar, algunos llevando consigo sus pertenencias, incluso a pie, hacia el norte de la ciudad. Mientras, decenas de policías y soldados de la Guardia Republicana fuertemente armados se dirigían al barrio de Kingouari (sur) donde aún durante la tarde se pudieron escuchar algunos disparos y donde los vecinos se han refugiado en las iglesias.

DENUNCIAS DE FRAUDE

Sassou Nguesso ganó los comicios tras reformar la Constitución para habilitarle para un nuevo mandato a través de un referéndum celebrado en octubre. Con él se eliminaron los límites de edad y de mandatos que le hubieran impedido seguir en el cargo.

Hasta 18 personas murieron en las manifestaciones de la oposición para protestar contra estos cambios constitucionales y durante el proceso electoral denunciaron fraude y lanzaron una campaña de desobediencia civil.

Michel Rodriguez Abiabouti, portavoz del exlíder opositor y exgeneral Jean-Marie Mokoko, tercero en las comicios, ha denunciado que la casa de Mokoko ha sido registrada, aunque no se hallaron armas. «Los demás candidatos de la oposición no tienen armas. Están siendo perseguidos y maltratados (en campaña), pero querían estar en las elecciones a cualquier precio», ha apuntado en declaraciones.

El Departamento de Estado norteamericano informó tras las elecciones de que había recibido numerosos informes sobre irregularidades y criticó la decisión del Gobierno de cortar todas las comunicaciones, incluido Internet, durante la votación y en los cuatro días siguientes. Este lunes, la Embajada estadounidense ha publicado en su página de Facebook que se han registrado intensos tiroteos y que su actividad ha quedado restringida.