Congo no firmará paz hasta comprobar que el M23 ha abandonado la lucha

0
828

Congo M23El portavoz del Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC), Lambert Mende, dijo que no firmará un acuerdo de paz con el Movimiento 23 de Marzo (M23) hasta comprobar «sobre el terreno» que el grupo rebelde ha abandonado la lucha armada.

El Gobierno congolés celebró el anuncio realizado hoy por los rebeldes como «una victoria militar innegable de las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC) sobre el M23», dijo Mende en rueda de prensa.

«Cinco días después de que se haya tomado nota de la seriedad del compromiso de los exrebeldes, las autoridades congolesas pondrán su firma con toda confianza junto a la de los representantes del M23 en la Declaración de Kampala«, precisó el portavoz en alusión a las negociaciones de paz suspendidas hace dos semanas.

«Los días de ayer y hoy ha marcado un hito en la historia reciente de nuestro país», subrayó Mende.

El portavoz gubernamental valoró que ya se haya solucionado, «al menos militarmente, la difícil situación de los millones de hombres y mujeres congoleños estrangulados por una falange criminal y depredadora desde el territorio de un país vecino».

Sin embargo, puntualizó, «la RDC se niega a emborracharse de este éxito militar. Queda mucho por hacer para estabilizar la situación en esta parte del país», el este, zona rica en minerales y fronteriza con Ruanda.

Mende expresó el compromiso del Gobierno con «finalizar» los contactos ya iniciados en este sentido en Kampala con el M23.

El portavoz respaldó el llamamiento lanzado el lunes por los líderes de la región de los Grandes Lagos y del África meridional al M23 para que renunciara «a la rebelión», como paso previo para firmar un acuerdo sobre los once puntos tratados en las conversaciones de Kampala.

«Esperamos de todo corazón que la Declaración de Kampala se firme lo antes posible para dar una oportunidad y más tiempo a las acciones de desarme de otras fuerzas negativas que afectan a la rehabilitación de Kivu del Norte y Kivu del Sur», añadió.

Aludió así a la permanencia en estas dos provincias orientales de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR); las Fuerzas Democráticas Aliadas y el Ejército de Resistencia del Señor (LRA) ugandeses; las milicias congoleñas mayi-mayi; y de las Fuerzas Nacionales de Liberación (FNL) de Burundi.

«No hay lugar en nuestro país para ningún grupo armado», aseveró.

Respecto a Ruanda, país al que la RDC ha acusado en varias ocasiones de apoyar la acción de insurgentes en su territorio, dijo que la RDC mantiene «relaciones de buena vecindad tanto con Ruanda como con los otros países vecinos».

«El Congo no escatimará medios para que esto sea así, y espera lo mismo a cambio», apostilló.

El anuncio del M23 se ha producido después de que las FARDC tomaran los últimos feudos en poder de los rebeldes en la conflictiva provincia de Kivu del Norte en los últimos días.

El fracaso el pasado octubre de las conversaciones de paz de Kampala llevó al Ejército de la RDC a lanzar su ofensiva más ambiciosa contra el M23, formado por soldados congoleños amotinados, algunos de ellos miembros del antiguo grupo rebelde Congreso Nacional para la Defensadel Pueblo.

El Ejército se hizo con el control de las colinas de Runyonyi, Chanzu y Mbuzi, donde se atrincheraban los milicianos del M23, durante los enfrentamientos que han tenido lugar en las últimas 24 horas.

El Gobierno congoleño había exigido ayer al M23 que anunciase «oficialmente» el cese de las hostilidades y abandonase las zonas que aún mantenía bajo su control, ya que, de lo contrario, el Ejército continuaría su ofensiva.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), en la que se vieron implicados varios países africanos, y acoge en su territorio a una numerosa misión de la ONU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here