Compareció expresidente sudafricano a Corte de Justicia de Durban

0
366
Por Ilsa Rodríguez Santana
El expresidente sudafricano Jacob Zuma compareció por segunda ocasión ante la Alta Corte de Justicia de Durban para enfrentar cargos sobre supuesta corrupción, fraude y crimen organizado.

El juez Mjabuliseni Madondo pospuso para el 27 de julio el proceso, esta vez en los tribunales de la ciudad de Pietermaritzburg debido a que la sede judicial de Durban estará en proceso de remodelación en esa fecha.

El exmandatario enfrenta un cargo por crimen organizado, dos por corrupción, uno por lavado de dinero y 12 por fraude, todos vinculados con 738 pagos que se alega recibió durante una compra multibillonaria de armas finalizada en 1999 por parte del Gobierno sudafricano a la firma francesa Thale, cuya vicepresidenta Christine Guerrier también compareció ante la corte.

Partidarios de Zuma consideran que el juicio tiene motivaciones políticas, y subrayan que el caso de la compra de armamentos y la posible corrupción en torno a la misma fue desestimado por la propia corte de Durban en 2009.

En abril de ese año, el entonces procurador Mokotedi Mpshe decidió no juzgar a Zuma al considerar que las pruebas presentadas -transcripciones de conversaciones telefónicas- mostraban clara interferencia política.

No obstante, el partido Alianza Democrática ha mantenido durante nueve años constantes denuncias en contra del ex jefe de Estado y Gobierno y expresidente del gobernante partido Congreso Nacional Africano vinculadas con esas alegaciones.

En su presencia hoy en la corte de esa ciudad costera de su natal provincia de KwaZulu Natal, Zuma recibió el respaldo de centenares de personas, entre ellos muchos luciendo los colores del ANC, así como representantes de la Asociación de Veteranos del Umkhonto we Sizwe, la otrora ala militar de esa organización, y de diversas iglesias.

Al saludar a sus seguidores con cantos y bailes tradicionales, el veterano político aseguró que no teme y que aunque se mantienen acusándolo de corrupción aún no sabe qué fue lo que hizo. ‘No deben provocarme, podría hablar de que lo que se sobre ellos’, dijo Zuma sin abundar sobre el tema.

Estoy acusado por formar parte del grupo que negoció esa compra de armamentos y me pregunto cómo terminé participando en ese proceso cuando aún ocupaba cargos a nivel provincial, apuntó.

Explicó que mientras lideró Sudáfrica (2009-2018) mantuvo silencio ante las provocaciones en su contra debido a su posición ‘pero ahora soy un ciudadano ordinario y puede decir lo que quiera’, por lo que recomendó a fuerzas hostiles que dejen de utilizar su nombre.

En sus comentarios, Zuma también se refirió a la importancia de la educación de los niños y dijo que no podrá haber niños en las calles cuando exista educación gratuita. Debemos alejarlos de las drogas y soy partidario de que la educación esté al acceso de todos y considerar delito a quienes no son enviados a las escuelas, añadió.

Los partidarios del carismático político le aseguraron que estarán el 27 de julio en Pietermaritzburg para respaldarlo.