Comisionada electoral sudafricana rechaza cargos en su contra

0
400

presidenta-faith-dikeledi-pansyLa presidenta de la Comisión Electoral Nacional (IEC), Faith Dikeledi Pansy Tlakula, activó una apelación ante el Tribunal Constitucional de Sudáfrica acerca de acusaciones de corrupción en su contra.

Tlakula pidió a los jueces invalidar un informe de la Protectoría Pública con imputaciones de mala conducta administrativa en el año 2009 que justifican su remoción del cargo.

En documentos presentados a la institución de justicia, la directora de la IEC afirma que sus acusadores se equivocaron en apreciación y procedimientos y, por ende, las resoluciones fueron injustas.

Yo niego ser culpable de ninguna falta como Comisionada Electoral que pueda justificar mi destitución de este importante cargo estatal, recalcó la funcionaria en el documento de 45 páginas.

La semana anterior el Presidente de la República, Jacob Zuma, concedió un pedido especial de retiro a la presidenta de la comisión de elecciones, según confirmó la sede ejecutiva en Pretoria.

Un comunicado de Union Buildings ratiica que «el Presidente ha concedido la excedencia especial a Tlakula hasta que se tome una decisión final sobre su aptitud para desempeñar el importante cargo público».

La abogada Leslie Mkhabela precisó que la jefa de la IEC apelaría en todas las instancias posibles los juicios de opinión y las acusaciones en su contra difundidas por la Defensoría del Pueblo y dirigentes políticos opositores.

La investigación comenzó después de que los partidos políticos opositores Movimiento Democrático Unido, Partido Demócrata Cristiano, Congreso del Pueblo y Combatientes por la Libertad Económica presentaran un pleito contra la funcionaria.

A mediados de 2013 la Protectoría Pública difundió un informe donde se señalaba que la directora de la IEC se benefició de un contrato por 28 millones de dólares relacionado con el arrendamiento de una oficina estatal en Centurión, Pretoria.

Tlakula explicó que la decisión final sobre el polémico arrendamiento del inmueble fue tomada por comisarios del organismo que representa y no por sí misma.

Según la Defensora del Ciudadano, Thuli Madonsela, Tlakula tenía un nexo no divulgado con el empresario Thaba Mufamadi, líder de la compañía que administró el contrato de alquiler con una participación de 20 por ciento en la transacción comercial.