Comienza Sudáfrica nueva etapa política

0
448
Por Ilsa Rodriguez Santana
Sudáfrica comienza una nueva etapa política luego de la renuncia del presidente Jacob Zuma, cuya salida del poder ocurre en medio de intensas campañas sobre su alegada participación en procesos de corrupción y fraude que él niega con vehemencia.

Anoche, menos de dos horas antes que venciera el plazo concedido por la dirigencia del Congreso Nacional Africano (ANC) para que presentara su dimisión, Zuma ofreció una declaración a toda la nación para explicar su salida y su adhesión al partido que sirvió gran parte de su vida, desde que era un movimiento de liberación que luchaba contra el apartheid.

El reclamo de que abandonara el poder fue emitido por el Comité Ejecutivo del ANC el 13 de febrero, luego de un proceso de transferencia de poder que incluyó negociaciones entre el presidente de la organización, Cyril Ramaphosa, y el jefe de Estado y Gobierno.

Zuma había solicitado permanecer en el cargo hasta después de la celebración en julio de la Cumbre de Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y el fin de su presidencia rotativa anual de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (Sadcc), lo cual no fue aceptado por el ANC por considerar que el país necesitaba acciones inmediatas para mantener la estabilidad.

Con el carisma que lo caracteriza, Zuma ingresó anoche a uno de los salones de la sede del Gobierno en esta capital (Union Building) para dar a conocer su decisiòn y donde lo esperaba un grupo de periodistas a quienes llamó a sonreír porque ‘esto es solo trabajo, estamos trabajando’.

Aunque aclaró no estar de acuerdo con el método utilizado por el ANC y que no hizo nada mal para que la organización tomara esa determinación, el Presidente dijo que pese a que no adopta una posición desafiante le parece injusto abandonar ese cargo que ocupa desde 2009 y para el cual fue reelecto en 2014.

En su declaración, el saliente mandatario reiteró en varias ocasiones su apego a la Constitución, su respeto y agradecimiento al ANC por haberlo escogido como candidato para ocupar la presidencia, que dijo fue una gran experiencia, una tarea gigantesca que nunca puede llevarse a cabo sin dificultades y el aprendizaje en su camino.

Toda mi vida he servido y continuaré sirviendo al ANC en su objetivo de una Revolución Nacional Democrática, aseguró Zuma, quien subrayó que ‘en verdad ninguno de nosotros es perfecto… yo no accedí a ocupar la presidencia para salir de ella con los beneficios de ocupar el cargo… no temo ninguna moción de no confianza’.

Reiteró que no integró al ANC (1959) en busca de posiciones y que no teme abandonar la presidencia, un honor que mantendrá mientras viva.

La salida del veterano luchador antiapartheid, quien ocupó importantes posiciones en su brazo armado (Umkhonto we Sizwe) durante el enfrentamiento al régimen de segregación racial, en el exilio y en su provincia, Kwazulu Natal, antes de asumir cargos en la dirección del ANC, coincide con la posibilidad de que sean reabiertos más de 700 acusaciones en su contra por corrupción.

Esos cargos habían sido desestimados por la Alta Corte de Justicia en 2009 y ahora vuelven a manos de la Procuraduría Nacional, que deberá decidir en breve si reinicia esas investigaciones.

También ocurre cuando el Directorado para la Investigación de Delitos Priorizados, conocida como los Halcones, avanza en sus pesquisas sobre numerosas denuncias de corrupción en contra de funcionarios y empresarios.

Ayer los Halcones llevaron a cabo una operación en la residencia de la familia de negociantes de origen indio de apellido Gupta, identificada de muy cercana a Zuma y de aprovechar esos vínculos para conseguir jugosos contratos con empresas estatales e influenciar incluso en el nombramiento de ministros.

Entre los logros de Zuma durante su presidencia destaca la creación del Plan Nacional de Desarrollo llamado Visión 2030, con el objetivo de conseguir para esa fecha la erradicación de la pobreza, el incremento de empleos y la reducción de la inequidad.

Figuran asimismo colocar a Sudáfrica en 2017 en el país que ofrece más subsidios a las familias pobres, unas 4,5 millones, incrementar de 77,1 a 84,2 por ciento en 2016 las viviendas conectadas al servicio eléctrico, así como el acceso a facilidades sanitarias del 80,9 por ciento de los hogares, del 62,3 existente hace 16 años, y que el 88,8 por ciento reciba agua en sus casas.

Su más reciente decisión fue ofrecer educación superior gratuita a los hijos de las familias pobres de este país de África Austral, una medida acogida con gran beneplácito por la mayoría de la población.

La renuncia de Zuma hace innecesaria la discusión de una moción de no confianza prevista hoy en el parlamento nacional para sacarlo del poder de forma deshonrosa, que había presentado el opositor Movimiento por la Liberación Económica y que la víspera fue respaldada por unanimidad por los diputados del ANC.

El órgano legislativo tendrá hoy otra responsabilidad, la de confirmar como presidente de Sudáfrica al líder del ANC, Cyril Ramaphosa, quien fue electo para ese cargo en la 54 Conferencia Nacional de esa veterana organización celebrada en diciembre pasado en Johannesburgo.