Colaboración cubana en Sudáfrica muestra la fuerza de la amistad

0
582

aliuska-santosLa colaboración cubana en Sudáfrica es hoy un ejemplo de la fortaleza de la amistad y el amor entre dos pueblos hermanados en la lucha, afirmó la arquitecta Aliuska Santos.

Cooperante de la isla en esta nación, Santos vaticinó en entrevista con Prensa Latina que la presencia aquí de especialistas de diferentes ramas continuará por muchos años.

«Continuará porque se seguirán construyendo viviendas, atendiendo a enfermos…, y sobre todo porque seguirá la amistad», acotó la profesional antillana.

Santos, quien lleva dos años en la provincia de Free State (ubicada a unos 420 kilómetros de Pretoria), destacó que a diario «podemos percibir esas muestras de afecto y el premier (Ace Magashule) ama mucho a los cubanos».

En ese sentido destacó que las relaciones con las autoridades de Free State son las mejores y enfatizó «que el pueblo de Sudáfrica necesita nuestro apoyo».

Al referise a las labores que realizan, señaló que «atendemos la calidad técnica de las viviendas para las personas pobres».

El estado entrega esas casas como parte de un programa social, para mejorar el nivel de vida y una de nuestras principales tareas es transferir habilidades técnicas, explicó la arquitecta.

Añadió que en Free State hay ocho coterráneos «que estamos distribuidos por distritos» y ahora se potencia el trabajo con otros 38 profesionales que laborarán en las municipalidades.

De esta ciudad capital judicial del país apuntó: «Bloemfontein (también llamada Mangaung) es un lugar tranquilo, no conozco otras provincias, pero como generalidad en Sudáfrica hay grandes contrastes, un gran desarrollo por un lado y por el otro la enorme pobreza.

En cuanto a Free State «es llano, es una sábana muy seca donde prácticamente no llueve, el agua proviene de Lesoto», expresó Santos, graduada en 1997 y natural de la oriental provincia de Las Tunas.

Más de 400 colaboradores cubanos prestan sus servicios en la actualidad en Sudáfrica y la cifra tiende a incrementarse.

Entretanto, alrededor de dos mil 500 jóvenes se forman en el país caribeño como médicos.

La colaboración antillana en estas tierras llega a las dos décadas de vida en febrero de 2016.