China desplaza a Francia de la Costa Atlántica de África

0
779

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, ha cerrado su gira africana tras visitar Mauritania, Cabo Verde, Mali y Costa de Marfil. Según los expertos entrevistados por Sputnik, la segunda misión del ministro en África desde que comenzó el año estaba destinada a contrarrestar los intereses franceses en la región.

En lo que va de 2017, Wang Yi ha visitado nueve países africanos. Entre el 7 y el 12 de enero, el jefe de la diplomacia china estuvo en Madagascar, Zambia, Tanzania, República del Congo y Nigeria. De manera que se ha producido un fortalecimiento sin precedentes del vector africano de la diplomacia china. Y se trata tanto de África Oriental como Occidental. De hecho, en la gira de Wang Yi se incluyeron países desarrollados del continente, así como aquellos que tienen un importante pasado colonial y a los que la política occidental de los últimos años no les permite convertir sus abundantes recursos naturales en beneficios que redunden en el bienestar social.

La misión diplomática debe contribuir a que China obtenga acceso a los recursos naturales de estos países y los puertos en el océano Atlántico, analiza Dmitri Bondarenko, director adjunto del Instituto de Estudios Africanos de Rusia, en una entrevista con Sputnik.

Es aquí precisamente donde aparece el conflicto de intereses en África occidental entre China y Francia, según observa Bondarenko.

Bondarenko subraya también que el fortalecimiento de la tendencia africana en la diplomacia china es un fenómeno que ha estado perfilándose y tomando cuerpo durante mucho tiempo. El objetivo principal de la política del gigante asiático en la región es conseguir beneficios económicos. La política de China en África, así como en América Latina, es estar presente en todo el continente, subraya el analista.

Teniendo en cuenta que, en la costa oeste de África, en contraste con la del este, la infraestructura portuaria está menos desarrollada, el papel de China pone el foco en construir y modernizar este sector. Sin embargo, todavía allí la presencia del gigante asiático no es tan destacada como en el norte y este de África. Por lo tanto, los expertos admiten que el titular del Ministerio de Asuntos Exteriores chino trató de presionar políticamente para mejorar sus intereses marítimos en la costa atlántica de África.