«Cheddar Man»: el «primer británico» era negro, de ojos azules y pelo rizado

0
1067
Pruebas genéticas de un esqueleto humano del mesolítico confirmaron que el hombre primitivo inglés tenía piel negra y ojos azules, informó hoy el Museo de Historia Natural de Londres.
Los expertos de esa entidad británica reconstruyeron digitalmente la cabeza de un ejemplar varón, llamado ‘Hombre de Cheddar’, cuyos restos se descubrieron en una cueva del condado inglés de Somerset en 1903.

Según la publicación, inicialmente se pensó que los restos podrían datar de entre 40 mil y 80 mil años de antigüedad, pero pruebas de radio carbono posteriores limitaron su existencia a hace diez mil años.

El equipo de investigadores le atribuyen piel oscura, ojos azules y una estatura de un metro con 66 centímetros.

El investigador Tom Booth explicó que ese humano presenta las marcas genéticas de una pigmentación de piel normalmente asociada a África subsahariana.

Según el británico, es el más completo y antiguo esqueleto humano que se conserva en Reino Unido y fue localizado en la Garganta Cheddar, zona prehistórica del sur de Inglaterra, famosa también por el queso del mismo nombre.

Booth, al respecto, agregó que el Hombre de Cheddar ha subvertido las expectativas de la gente sobre el tipo de rasgos genéticos que van unidos.

‘Parece que los ojos claros llegaron a Europa mucho antes que las pieles pálidas o el cabello rubio, lo cual no sucedió hasta después de la era agrícola’, observó.

A su criterio, ese humano del mesolítico es representativo de los habitantes europeos de hace diez mil años que sobrevivían de la caza y recolección de frutas y vegetales.

El experto estimó que esas comunidades eran de piel oscura y la mayoría de ellos tenía ojos claros, azules o verdes, y el pelo castaño oscuro.