Cargan contra el Gobierno tanzano tras el arresto de cinco jóvenes

0
174

La detención de cinco estudiantes de entre 16 y 19 años por quedarse embarazadas en Tanzania ha derivado en críticas contra el Gobierno por parte de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, que recriminan a las autoridades que no hubiesen arrestado a los hombres responsables de dichos embarazos.

Las cinco jóvenes fueron detenidas el fin de semana en la localidad de Tandahimba, en el sureste del país, y se encuentran en libertad provisional. El caso se suma a la lista de agravios que acumula el Gobierno por su polémica lucha contra el embarazo adolescente.

El presidente tanzano, John Magufuli, reafirmó en junio del año pasado su compromiso con una regulación que veta el acceso de niñas embarazadas y madres adolescentes a las escuelas públicas, como castigo por un comportamiento que considera “inmoral”.

“Procesar a las niñas que son víctimas de explotación y violencia sexual mientras los adultos responsables siguen libres supone enviar un mensaje equivocado”, ha lamentado la abogada Christa Stewart, del grupo Equality Now, tras las últimas detenciones.

A su juicio, “arrestar a las víctimas nunca es la solución” a la violencia sexual y, en este sentido, ha tachado de “inaceptable” que se estén violando los Derechos Humanos de jóvenes adolescentes sólo por el hecho de haberse quedado embarazadas.

El Centro para los Derechos Reproductivos de Nueva York y Amnistía Internacional también han condenado las detenciones.

EL DOBLE RASERO

Tanzania tiene una de las mayores tasas de embarazo adolescente del mundo. Naciones Unidas ha denunciado que, detrás de estas cifras, se oculta un elevado número de casos de acoso y la precariedad que lleva a muchas jóvenes a mantener relaciones para conseguir pagar las tasas educativas y obtener comida y techo.

En diciembre, las autoridades del distrito de Tandahimba ordenaron el arresto de 55 jóvenes que habían dado a luz en los últimos dos años y de sus padres, en un intento por disuadir a otros jóvenes frente a las relaciones sexuales “imprudentes”.

Un funcionario local de educación, Sosthenes Luhende, aclaró posteriormente que la Policía también estaba buscando a los hombres que habían dejado embarazadas a las estudiantes. “Serán acusados de violación, porque nuestra ley es muy clara y dice que el sexo con alguien de menos de 18 años es violación”, advirtió.

El mensaje contrasta en cambio con el indulto aprobado por Magufuli en diciembre para dos hombres acusados de violar a diez niñas y que han podido abandonar la cárcel tras cumplir 13 años entre rejas, a pesar de haber sido condenados a cadena perpetua.