Capital sudanesa cubierta por brutal tormenta de arena

0
778
Los contornos de esta capital apenas pueden distinguirse hoy envueltos en una brutal tormenta de arena que la tiene paralizada y obligó a suspender las llegadas y salidas de aviones en el aeropuerto internacional.

El fenómeno, que abarca el conjunto de esta metrópolis donde residen unos seis millones de personas y ciudades y aldeas aledañas, crea una atmósfera irreal marcada por un halo naranja, consecuencia del reflejo del Sol en la arena que arrastra el viento.

Comercios, oficinas públicas y escuelas están cerrados a cal y canto para evitar que la fina arena del desierto lo impregne todo.

El cierre de la terminal aérea está en vigor desde las 05:00, hora local, no se sabe hasta cuándo pues el ente meteorológico se limitó a informar que la medida permanecerá ‘hasta nuevo aviso).

Aunque el jamsin (los cincuenta, en árabe), conocido en Sudán como ‘jabub’, es un viento seco y cálido que sopla todos los años en el norte de Africa entre febrero y junio venido desde la península arábiga, su llegada causa enormes estragos económicos en Egipto y otros países árabes.

Los pocos residentes en esta capital que se aventuran en las calles por causas mayores se quejan de una visibilidad casi nula y de ‘masticar arena’ que se cuela hasta por los resquicios más diminutos.

Aparte esas molestias, las tormentas de este tipo serán más frecuentes debido a que el cambio climático eleva las temperaturas con el perjuicio añadido de que destruirá suelos fértiles, según el pronóstico de expertos.