Capital haitiana albergará a cinco millones de personas para 2030

0
309
Más de cinco millones de personas residirán en la capital haitiana para 2030, según un estudio divulgado por el principal diario del país, Le Nouvelliste.
‘No es una predicción infundada. Es inevitable’, afirmó Paul-Martel Roy, doctor en economía, y añadió que responde a un análisis estadístico y demográfico de la migración rural y urbana y la tasa de natalidad que prevalece en el área metropolitana, así como el crecimiento de la población en general.

Precisó que cada año, el área metropolitana suma unas 100 mil personas, el 50 por ciento proviene del éxodo rural y el resto del crecimiento natural.

De acuerdo con el informe, realizado por 27 investigadores haitianos y extranjeros, más de 20 mil unidades de vivienda se construirán anualmente por la población, para satisfacer sus necesidades, sin respetar planificación o políticas públicas.

El área capitalina se extenderá a las llanuras de Cul de Sac y Léogane, y albergará a cerca del 40 por ciento de los ciudadanos, acota la investigación, conformada por las universidades Católicas de Lovaina, Montreal, Estatal de Haití y la Universidad Quisqueya.

Asimismo, señaló el experto, el territorio será muy vasto e incluirá el distrito de Puerto Príncipe, Kenscoff, Croix-des-Bouquets, Thomazeau y Ganthier, así como parte de Arcahaie y las ciudades de Leogane y Gressier.

La encuesta analizó los principales factores que durante dos años determinan el área metropolitana como la demografía, la dinámica del hogar, los riesgos naturales y provocados por el hombre, la economía y los ingresos, la vivienda, la movilidad del transporte, la infraestructura y el gobierno.

Asimismo, concluyó que la evolución de la economía no sigue a la urbanización, y en los últimos años el Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó considerablemente, mientras la economía no cambió de manera favorable.

Según el catedrático, las principales consecuencias son una alta tasa de desempleo y pobreza, desarrollo hipertrófico del sector terciario, que representa la mitad del PIB y cerca del 90 por ciento del empleo a nivel nacional, así como una baja proporción de impuestos, ingresos municipales irrisorios, entre otras.

‘No significa que no haya nada que hacer, ni sectores en los que invertir. Se podría pensar en inversiones bien orientadas, impulsar las exportaciones, sostenida atención al turismo, una política de desarrollo de las principales ciudades principales y medianas de los departamentos y control de la población ‘, concluyó el economista.