Caos y violencia en Libia cobran 340 vidas en 30 días

0
382

atentado-libanoUn resumen médico circulado informa que en los últimos 30 días los combates entre milicias que apoyan a los gobiernos rivales de Libia ha cobrado 340 vidas, sin perspectiva de que la violencia amaine.

Del conjunto de víctimas, 140 son civiles no beligerantes abatidos por la metralla de la artillería ligera empleada por las milicias islamistas que apoyan el gabinete que rige en esta capital y el fuego del Ejército y el grupo comandado por el general desertor Khalifa Haftar.

Esfuerzos para cerrar el abismo que separa a los combatientes se han mostrado infructuosos y el mediador de la ONU para Libia, Bernardino León, tuvo un encuentro cercano con la violencia días atrás cuando su caravana fue objeto de un atentado dinamitero.

La polarización entre milicias islamistas y sus adversarios y los gobiernos rivales han convertido a este país en un Estado fallido que amenaza sumarse a la tesis radical propugnada por Estado Islámico, el grupo que controla zonas de Iraq y Siria y tiene partidarios en Túnez, Argelia y Egipto.

En esta capital gobierna un gabinete encabezado por Omar Hassi, apoyado por poderosas milicias islamistas y legisladores miembros de la Hermandad Musulmana.

Otro Gobierno, dirigido por el primer ministro Abdallah El Thini, reconocido por la comunidad mundial y sustentado por los diputados electos en junio pasado, está refugiado en el oriente del país, cerca de Egipto, cuyo presidente, Abdel Fattah El Sisi, le dio su respaldo semanas atrás.

Por si fuera poco, este escenario caótico está más complicado aún por intentos de secesión de tribus y movimientos en la Cirenaica, conjurados de momento, pero pendientes como una bomba de tiempo presta a estallar.

La crisis libia nació con el derrocamiento en 2011 del Gobierno liderado por Muamar el Gadafi tras una agresión militar de la OTAN pues las milicias, en algunas de las cuales forman extranjeros, fragmentaron al país en feudos en los cuales imponen su ley por la fuerza de las armas.