Caos y sufrimiento de civiles en Libia

0
274

libia-violencia2La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos divulgó hoy un reporte sobre la situación de Libia en 2014, que refleja un escenario de caos y crisis política devastador para la población y la infraestructura.

El documento, que será presentado en marzo ante el Consejo de Derechos Humanos, dibuja un triste panorama en ese país norafricano, donde imperan la confusión y el desorden, así como la proliferación de grupos fuertemente armados, precisó a periodistas en Ginebra el portavoz de la Oficina, Rupert Colville.

De acuerdo con el vocero, la violencia rampante y los combates azotan ciudades y poblados, incluyendo las principales urbes, Trípoli y Bengasi, de Libia, nación petrolera sumida en la inestabilidad desde 2011, cuando una agresión de la OTAN ayudó a derrocar a Muamar Gadafi, quien fue asesinado.

Los civiles en 2014 sufrieron indiscriminados bombardeos aéreos y de artillería, abundaron los asesinatos y las ejecuciones extrajudiciales, se reportaron decapitaciones; y hospitales, escuelas, aeropuertos y otras instalaciones públicas resultaron atacadas, dañadas o utilizadas con fines militares, lamentó.

El nefasto escenario continúa este año en el estado árabe, afectado por la presencia de dos gobiernos y dos parlamentos que se disputan el poder, aunque en las últimas semanas comenzó a avanzar un esperanzador proceso de diálogo, promovido por el enviado de la ONU para Libia, Bernardino León.

Colville señaló a la prensa que como suele ocurrir durante los conflictos, los niños padecieron de manera particular sus consecuencias, traducidas en muerte, pérdida de seres queridos, ausencia a clases e inseguridad, incluso cuando están en sus casas o los centros docentes.

Según el portavoz, el informe sobre derechos humanos contiene también múltiples incidentes de violencia selectiva, a partir de palizas, intimidaciones, torturas, secuestros y otros crímenes contra activistas, reporteros, políticos, jueces y fuerzas del orden público.

No menos preocupantes fueron los ataques a mujeres, grupos minoritarios y migrantes el año pasado, subrayó.

Respecto a la cifra de desplazados por la violencia en Libia, Colville dijo que pasaron de 60 mil a principios de 2014 hasta 400 mil a mediados de noviembre.

El país necesita fortalecer sus instituciones estatales, imponer la justicia en los casos de violaciones de los derechos humanos y respaldar el diálogo político para superar la crisis, cuestiones recogidas en el documento, destacó.