Camerún ya tiene drones

0
143
Por Ariel Barredo Coya
El camerunés de 25 años de edad William Elong pasó a ser noticia descollante, tras muchos meses de trabajo en la fabricación de prototipos de drones, es decir, de aviones autopilotados multipropósito.

La información sobre la confección de los primeros aparatos de ese tipo por un equipo de trabajo africano corrió rauda por todo el país y tuvo impacto en un buen número de sitios digitales en el exterior, lejos de la occidental Duala, donde se hicieron desde enero las operaciones requeridas.

‘Hace tres años tuvimos un sueño: hacer de nuestro hermoso país un país fabricante de drones. El camino fue largo, plagado de peligros y, a veces, de dudas. Pero lo logramos gracias al apoyo del gran equipo de jóvenes que decidieron unirse a esta aventura llena de incertidumbres, pero especialmente de determinación’, dijo el profesional.

En la vía para materializar su proyecto acudió a través de Internet a plataformas de microfinanciamiento para costear su plan y lo logró.

Con este paso, Camerún muestra las posibilidades de avanzar en emprendimientos tecnológicos y la capacidad y disposición que se espera de la joven generación en el continente, necesitado de desarrollo y de inversiones en el campo del conocimiento. Las potencialidades existen y se aprovechan.

‘Somos una empresa que fabrica drones bajo pedido. Hemos recibido numerosos de ellos sobre todo del mundo agrícola, de productores de Costa de Marfil y Camerún’, declaró Elong a la prensa.

Aunque se conoce mucho más por su uso como arma para abatir objetivos con misiles, la utilidad del avión-robot es diversa: para labores de vigilancia en términos de seguridad, para colaborar con las predicciones del tiempo, y para recorrer y tomar informaciones en lugares de desastres donde es difícil el acceso.

Se reconoce que el servicios de fotografía mediante vehículos aéreos no tripulados o drones revolucionaron la inspección a distancia, la cartografía aérea y las metodologías topográficas, afirman expertos tras ampliar sobre lo viable que es el empleo de este tipo de aparato en operaciones complejas y de alta precisión.

No obstante, existen otras funciones que esa técnica también desempeña en relación con el trabajo humano inmediato. Por ejemplo, para pintar edificios altos donde es peligroso laborar, y en este caso específico ‘los drones fabricados en Camerún responden a las necesidades esgrimidas por el propietario’, manifestó Elong.

Los actuales prototipos de la nación africana pueden alejarse hasta los 20 kilómetros del lugar de despegue y tienen una autonomía de vuelo de unos 45 minutos. De acuerdo con el promotor del proyecto, las ideas de fabricar esas naves se relacionaron con la solución que se pretendía dar a la confección de mapas en el país.

Estos aviones no tripulados hechos desde ahora en Camerún son 25 veces más baratos que los precios de mercado, aseguró el especialista a la prensa francófona, mientras se prepara para competir en el indisciplinado mundo de la oferta y la demanda.