Cambio de mando en Tribunal Superior Electoral de Brasil

0
306
La ministra de la Corte Suprema Rosa Weber, cuyo voto fue decisivo para decretar la prisión política del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, asumirá las riendas del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil.

Weber será la primera mujer en encabezar el TSE en un año de elección presidencial y reemplazará en el puesto a Luiz Fux, también integrante del Supremo Tribunal Federal (STF) y quien concluye así dos años de mandato en el TSE.

Fux se manifestó en reiteradas ocasiones sobre la presunta ‘inelegibilidad evidente’ de Lula, quien -según su opinión- no podría siquiera registrarse como candidato presidencial por haber sido condenado en segunda instancia.

Incluso, al tomar posesión del cargo a comienzos de febrero pasado se dijo a favor de que los jueces del TSE pudieran impedir el registro de aspirantes encuadrados en la llamada Ley de Ficha Limpia (condenados en segunda instancia) aún sin que la candidatura fuera impugnada, como establece la ley.

En julio último el TSE, por intermedio de Rosa Weber, negó un pedido de ‘inelegibilidad inmediata’ contra Lula presentado por la comunidad online de derecha Movimiento Brasil Libre (MBL).

Al fundamentar su decisión, la togada alegó que el ex presidente todavía no había sido proclamado oficialmente candidato por lo cual el pedido fue ‘prematuramente formulado’, pues el plazo para la inscripción de los aspirantes vence el 15 de agosto y sólo después pueden realizarse las impugnaciones.

La ahora flamante presidenta del TSE emitió a comienzos de abril último un voto decisivo en el juzgamiento del habeas corpus presentado por la defensa de Lula para impedir su encarcelamiento anticipado, el cual rechazó (6-5) la Corte Suprema.

Weber era considerada pieza clave en el análisis del pedido, pues analistas entendían que su posición era una incógnita y posiblemente definiría la votación ya que en 2016 se había pronunciado contra la prisión de condenados en segunda instancia.

La postura asumida por la ministra en el juzgamiento del habeas corpus fue catalogada de ‘increíble’ por el líder del Partido de los Trabajadores (PT) en el Senado Federal, Lindbergh Farias, quien aseguró entonces que ‘la presión de la Globo, que usó hasta los militares para chantajear al STF, surtió efecto’.