Calma reina en frontera angoleño-congoleña

0
483
La calma reina hoy en la frontera de Angola y la República Democrática del Congo (RDC) como parte de la operación Transparencia contra la explotación de diamantes y la inmigración ilegal.
Prensa Latina constató el clima que se vivió este fin de semana en el puesto fronterizo entre Kamako (en la provincia congoleña de Kasai) y Chissanda (provincia angoleña de Lunda Norte).

Desde el lado angoleño se observa un fuerte dispositivo de seguridad para evitar la reentrada de los congoleños y de otras naciones que salieron de forma voluntaria del país, unos 370 mil según el coordinador de la operación, el ministro de Estado y jefe de la Casa de Seguridad del Presidente de la República Pedro Sebastiao.

Mientras que del otro lado, y siempre desde territorio de Angola, se aprecian cientos de ciudadanos, tal vez a la espera de volver a dedicarse al lucrativo negocio de explotar y traficar diamantes, un oficio que Luanda decidió parar definitivamente.

Como parte de un recorrido de la prensa nacional y extranjera, las autoridades mostraron parte de los medios que utilizaban los garimperos, como se les conoce a los excavadores de piedras preciosas.

Las piezas, incluidos autos y motos, están expuestos en la unidad policial del municipio de Lucapa, a dos horas por carretera de Dundo, la capital de la provincia y la línea fronteriza.

El portavoz de la operación, comisario Antonio Bernardo, explicó que se encuentran balanzas, lámparas para diferenciar la calidad de los diamantes, cajas fuertes y teléfonos que utilizaban los excavadores para comunicarse con las casas de venta.

Se secó la fuente, ilustró Bernardo al mencionar el cierre de 200 casas de venta y 70 cooperativas, que llevó a millares de ciudadanos regresar a sus países de origen.

Ejemplificó que el poseedor de un diamante valorado en tres mil dólares podía ganarse una moto, hasta cinco mil un auto ligero y de 15-20 mil dólares una furgoneta.

Era un estímulo muy grande, subrayó.

Por su parte, Sebastiao en una conferencia de prensa previa al recorrido mencionó la incautación de 59 armas de fuego (algunas de guerra), más de 17 mil quilates de diamantes y de más de un millón de dólares, de los cuales no existían muestras en el patio.

Transparencia, que comenzó el pasado 25 de septiembre, se desarrolla en las provincias de Lunda Norte, Lunda Sur, Moxico, Malanje, Uíge, Bié, Cuanza Sur y Cuando Cubango.

En la medida em que tengamos condiciones vamos a extender la operación a otras provincias, hasta llegar a la ciudad de Luanda, adelantó.

Mientras tanto, el líder de la Comunidad de Mauritanos residentes en Lunda Norte, Cherif Mohamed Navah, negó brotes de violencia por parte del personal militar y policial que actúa para poner coto a la inmigración ilegal.

Confirmo que hubo casos aislados, pero las autoridades actuaron de inmediato, añadió en declaraciones a los periodistas.

Al referirse a su comunidad en particular, Navah agradeció el apoyo del gobierno para permitir que unos 7º a 80 mauritanos puedan abandonar el territorio angoleño sin ser procesados por permanecer ilegalmente.

No serán procesados ni maltratados, afirmó tras llamar la atención sobre los cánticos y danzas de los repatriados. Eso no ocurre cuando son maltratados, acotó.

Durante años, reconocieron las autoridades angoleñas, floreció el negocio ilegal de los diamantes a la vista de todos. Ahora en un acto de soberanía lo intentan detener.