Califican de positivo 100 días de gobierno en Guinea Bissau

0
538

De positivo calificó el primer ministro Baciro Djá el balance de los resultados de los 100 días de su cuestionado gobierno en Guinea Bissau, azotado hoy por una prolongada crisis política.

El Ejecutivo tuvo que tomar medidas enérgicas para detener los males que se propagaban en la sociedad guineana, dijo Djá sobre su periodo de dirección bajo un difícil escenario.

Mencionó en tal sentido las oleadas de huelgas en los sectores sociales, la amenaza de una mala campaña agrícola y las finanzas públicas sin dinero, como resultado del deficiente desempeño del anterior régimen.

Sobre las acciones aplicadas, el gobernante señaló que trajeron resultados palpables, como la paralización de las movilizaciones en los sectores de la salud y la educación, una buena temporada agrícola y un récord de exportación de nueces, alrededor de 188 mil toneladas.

Reconoció que el trabajo aún es arduo, pero con el empeño y compromiso del equipo que lidera bajo valores de la República, en el balance final su jefatura cumplirá con la misión. Esta semana fue rubricado un acuerdo entre el Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (Paigc, en el poder), sus 15 diputados disidentes y el opositor Partido de Renovación Social (PRS) para formar un gobierno de inclusión y consenso.

Tras un prolongado maratón de conversaciones, en la que estuvieron presentes delegados de otras organizaciones partidistas con representación parlamentaria y dos jefes de Estado de la subregión, la partes alcanzaron firmar un documento del cual se espera coloque punto final a la crisis e impasse político en Guinea Bissau.

Ese consenso procurará una serie de conversaciones para escoger la figura que liderará el Gobierno y el formato de la administración.

A principios de agosto el Paigc, vencedor de las últimas elecciones legislativas, pidió al presidente José Mário Vaz que sea coherente y dimita al actual Ejecutivo.

El Paigc responsabiliza a Vaz por la existencia de un ‘gobierno de iniciativa presidencial’, figura no prevista en la Constitución, y espera que dimita al equipo de Djá tal como hizo con el Ejecutivo liderado por Carlos Correia.

Vaz cesó en mayo a la administración que encabezaba Correia y nombró después a Dja primer ministro, designado en el cargo el 20 de agosto de 2015, pero presentó luego su renuncia cuando el Supremo consideró inconstitucional su elección.

La crisis en Guinea Bissau comenzó el 12 de agosto de 2015, cuando el mandatario dimitió como jefe de gobierno a Domingo Simoes (presidente del Paigc), al argumentar incompatibilidades personales y falta de confianza.