Caddy Adzuba denuncia que occidente crea guerras y luego rechaza a los refugiados

0
333

Caddy AdzubaLa periodista congoleña Caddy Adzuba, galardonada con el Premio Príncipe de la Concordia 2014, ha denunciado hoy que los países de Occidente crean guerras y luego no acoge a los refugiados que producen estos conflictos bélicos y los trata como inmigrantes ilegales.

Adzuba, que ha llegado hoy a Oviedo para recoger el galardón el próximo viernes en el Teatro Campoamor en una ceremonia que será presidida por los Reyes de España, ha criticado la «doble vara de medir de los países desarrollados».

La periodista ha puesto como ejemplo la guerra en Libia que creó Estados Unidos, junto con sus aliados, para echar del poder al dictador Muamar elGadaffi en vez de acudir a la vía diplomática.

Ahora, subraya, pese al derrocamiento del dictador, la guerra continúa y a millares de personas que están refugiadas en Marruecos no se las deja entrar en Europa.

«¿Cómo explicar que se crea la guerra y se rechaza a los refugiados», ha recalcado Adzuba, que ha criticado que occidente etiquete a estas personas como emigrantes ilegales con el fin de no tener ninguna responsabilidad en su futuro y los abandone a su suerte en sus respectivos países.

A su juicio, occidente usa dos varas de medir, por un lado provocan las guerras pero quieren que la gente se muera en su propio país.

«Ya que crean la guerra, que creen la estructura para recoger a los refugiados», ha pedido la galardonada con el premio de la Concordia, que ha abogado por crear un debate en los medios de comunicación occidentales para combatir estas políticas y «esa tendencia egoísta de hacer sufrir a los demás».

Adzuba también ha utilizado la palabra egoísta para definir el tratamiento que se ha realizado desde los países desarrollados a la enfermedad del ébola y, sobre todo, en su ayuda a África.

Ha lamentado que se haya comenzado a confeccionar estrategias para elaborar medicamentos contra esta enfermedad cuando en España y en Estados Unidos se han detectado casos de ébola.

La periodista ha apuntado que este es un problema que atañe a toda la humanidad ya que el mundo está globalizado y es muy pequeño, y ha abogado por hacer esfuerzos de manera conjunta para resolver los problemas antes de que lleguen.

Adzuba, que ha estado a punto de morir asesinada en dos ocasiones por denunciar las torturas, violaciones y agresiones que sufren las mujeres de la República Democrática del Congo, ha asegurado que el «valor» para seguir denunciado esta situación lo encuentra en la cara de las víctimas.

Ha señalado que las víctimas ven en periodistas como ella el «altavoz» y la «luz de esperanza para que el mundo entero conozca sus problemas».

«Por eso no vamos a parar y por eso tenemos valor», ha asegurado la periodista que trabaja en Radio Okapi, una emisora que surgió como iniciativa de la ONU y que retransmite en todo el territorio de la República Democrática del Congo.

Adzuba ha censurado que el cuerpo de la mujer sea utilizado en países como el suyo como «campo de batalla», por culpa de unos intereses económicos «egoístas» que provocan que acaben siendo víctimas de agresiones sexuales con el fin de quebrar la fuerza de las familias, que es donde está la base del desarrollo y el progreso.

Ha explicado que utilizan las violaciones a la mujer como arma de guerra ya que acaban siendo «incapaces de sostener a su familia», con lo que los agresores alcanzan su interés de «aniquilar a toda la población».

Distinguida por el jurado de los Premios como «símbolo de la lucha pacífica contra la violencia que afecta a las mujeres», Adzuba se ha mostrado partidaria de la vía diplomática para arreglar los problemas pese a que a su alrededor cada vez hay más personas a favor de la «lucha armada».