Cacería humana en Kinshasa de convictos prófugos

0
546
Esta capital vive hoy una cacería humana a cargo de la Policía, que no deja piedra sin voltear en busca de decenas de prófugos de la cárcel central de Makala.

La población fue exhortada a cooperar en la captura de los evadidos, entre ellos el fundador de la secta Bundu Dia Kongo (BDK), Ne Muanda Nsemi, de confesión cristiana, a los que describe como ‘peligrosos’, pero se abstiene de mencionar si están armados.

Los evadidos han perpetrado crímenes horribles y están escondidos en varios distritos de la capital; solo el apoyo de los residentes hará posible su captura, dijo el portavoz oficial de la Policía, coronel Pierrot Mwana, según el cual algunos de ellos han sido detenidos.

En el ataque al centro penitenciario, ocurrido la víspera, murió un número aún por determinar de guardias y reclusos, según trascendidos oficiosos.

Muanda Nsemi fundó la BDK a mediados de 1969 con una plataforma nacionalista y étnica cuyo objetivo es crear de un estado que incluya partes de la República Democrática del Congo, Angola y la República del Congo (Brazzaville).

El movimiento está muy activo en esta capital, donde ha protagonizado choques con las fuerzas oficiales, y también tiene seguidores en el centro del país.

La propuesta del BDK implicaría un choque con Angola por la posesión del enclave de Cabinda, rico en petróleo, que también fue uno de los objetivos del régimen minoritario sudafricano, que envió un comando en los años 80 del pasado siglo a sabotear las instalaciones, pero fueron capturados.