Burkina Faso: República de hombres incorruptos

0
353

burkinaPor Roberto Correa Wilson

Como otras naciones de África, Burkina Faso, ubicada en el occidente continental, es poco conocida en el ámbito internacional debido a la política de las metrópolis europeas que durante siglos de sistema esclavista y dominio colonial impidieron su proyección independiente.

La presencia extranjera no sólo significó la explotación de la mano de obra nativa y el saqueo de los cuantiosos recursos naturales, sino también la intención de destruir toda la riqueza y herencia cultural acumulada durante centurias.

Burkina Faso no fue conocida en sus inicios con ese nombre genuinamente africano que en lengua autóctona significa «república de hombres incorruptos» o «tierra de hombres dignos». El nombre actual fue dado después de la independencia.

En tiempos coloniales el país fue conocido como Alto Volta, a causa de tres ríos principales: Volta Negro, Volta Rojo y Volta Blanco, los que convergen al sur del país dentro del territorio de Ghana para formar el río Volta.

Burkina Faso es un país mediterráneo y comparte frontera, además de Ghana, con Malí, Costa de Marfil, Togo, Benin y Níger.

La población se divide en dos grandes grupos étnicos, los voltaicos que a su vez está integrado por los mossi, cuya lengua es hablada por la mayoría de los habitantes, y es el más numeroso conjuntamente con el gruashis o krurunsi, los bobo y los lobi.

El otro gran grupo es el mande, que está integrado por los samo, marka, busansi, senufo, dyola o dioula. Su lengua es utilizada en el comercio local. Otros pequeños grupos son los hausa, fulani, tuareg y bella.

DE SU HISTORIA

Las primeras noticias del país se remontan a los siglos XI y XIII cuando los mossi se establecieron definitivamente en el territorio y consolidaron su organización social. Este pueblo que según se cree llegó desde el este del actual Níger, constituyó distintos Estados que sobresalieron por su poderosa organización política, social y militar.

En el siglo XV los navegantes portugueses fueron los primeros europeos en llegar a la región. Quizás debido a su mediterraneidad, alejado de las costas occidentales no se reporta la presencia lusitana en el país.

En la época, los portugueses establecieron un comercio de intercambio con la población nativa asentada en las áreas costeras de las naciones ribereñas del Golfo de Guinea y otros con costas en el Atlántico. Desde el mismo siglo XV Portugal inició la trata de esclavos para su colonia de Brasil, adonde llegaron los lusitanos en

esa misma centuria.

LOS FRANCESES En el siglo XIX Francia se había convertido en una de las potencias coloniales más importantes en África. La extensión de los territorios conquistados era sólo comparable con la de Gran Bretaña, su gran rival en la rapiña y el saqueo del continente.

Esos imperios coloniales se caracterizaron por su desprecio a la población nativa, que era brutalmente reprimida ante cualquier protesta por los abusos de que era víctima. En esos actos de crueldad Francia no se diferenciaba de los demás europeos.

Cuando a fines del siglo XIX se produjo la conquista militar del África Occidental por Francia, el colonialismo galo llegaba a una etapa de máxima expansión. Los territorios ocupados se extendían al este y al archipiélago del Océano Indico.

En lo que mucho más tarde sería Burkina Faso los dos reinados más importantes que ocupaban el territorio del país fueron el imperio mossi gobernado por el Moro Noba de Ouagadougou, y el reino de Yatenga.

Una misión militar francesa estableció el protectorado sobre el reinado de Yatenga en 1895. Ante la resistencia ofrecida por el Moro Naba, las fuerzas francesas efectuaron una ofensiva que culminó con el establecimiento del protectorado de Ouagadougou en 1896.

El protectorado fue una figura administrativa jurídica implantada para legitimar el saqueo y la explotación. Fue ampliamente utilizado por Francia y Gran Bretaña.

En 1904 se proclamó oficialmente el África Occidental Francesa compuesta de inicio por cinco países, entre ellos el Alto Senegal, del que en 1919 fue segregado el territorio voltaico y proclamada la colonia de Alto Volta, como parte del África Occidental Francesa. El resto del territorio del Alto Senegal pasó a llamarse Sudán Francés (hoy Malí). Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), incluyendo a los voltaicos esos pueblos sufrieron el llamado «esfuerzo de guerra», impuesto por Francia y que se tradujo en un recrudecimiento de la explotación colonial. Muchos africanos de la región sirvieron en el ejército francés.

La colonia de Alto Volta fue disuelta en 1932, e incluido su territorio entre las colonias de Costa de Marfil, Sudán Francés y Níger. Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el territorio voltaico fue reintegrado en 1947 y reapareció la colonia de Alto Volta.

Tras el conflicto universal, en África surgieron voces que en cada una de las naciones reivindicaban la independencia de la tutela y el dominio colonial.

En Burkina Faso como en las restantes naciones se inició un largo período en que se intensificaron los reclamos independentistas, pero en la metrópoli se multiplicaron las maniobras dilatorias de las fuerzas más recalcitrantes que se oponían a la liberación de las colonias.

Pero tales engendros estaban destinados al fracaso. No era posible mantener un sistema colonial como si la época no hubiera cambiado, y Alto Volta fue independiente en 1960 y pasó a llamarse Burkina Faso: tierra de hombres dignos.