Baja participación e incidentes aislados en las elecciones de Guinea Bissau

0
474

José Mario VazLa baja participación y algunos incidentes violentos aislados marcaron la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Guinea Bissau, las primeras que se celebran desde el golpe de Estado de 2012 y que deberían servir para devolver la democracia al país.

El representante del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), José Mario Vaz, y el independiente Nuno Gomes, los candidatos más votados en la primera vuelta, se disputan la jefatura de Estado.

A pesar de la llamada a la participación hecha por los dos candidatos y por el presidente del Gobierno de transición, Manuel Serifo Nhamadjo, la respuesta de la ciudadanía fue baja, al contrario de lo que sucedió en la primera vuelta -celebrada el 13 de abril.

El motivo de la baja participación es que gran parte de la población se encuentra trabajando en la campaña de recolección del anacardo, cultivo en el que se basa la mayor parte de la economía de este país, uno de los más pobres del mundo.

La jornada electoral transcurrió con calma en la mayoría de las poblaciones, salvo en Bafatá, situada en el centro del país, donde un grupo de dirigentes del PAIGC fue brutalmente golpeado, según relató el candidato de este partido.

«Un grupo de hombres armados golpeó a quince dirigentes de nuestro partido alegando que eran dueños de la tierra», informó a Efe el diputado de esta formación Queita Fofana.

La seguridad de los comicios estuvo custodiada por cerca de 5.000 policías y militares, y su legalidad vigilada por 200 observadores internacionales.

Poco antes de cerrar los centros de votación, ni las fuerzas de seguridad ni los observadores habían reportado incidentes relevantes.

En Bissau, el movimiento de vehículos militares fue constante, y todas las oficinas electorales estaban custodiadas por agentes o soldados.

La jornada concluye a las 18.00 (hora local y GMT), pero los resultados oficiales no se conocerán hasta dentro de siete o diez días.

Esta segunda ronda de votaciones para elegir al próximo presidente de la nación pone fin a un proceso electoral legislativo y presidencial aplazado en dos ocasiones desde noviembre de 2013 por los problemas de financiación que atraviesa el país.

El PAIGC se proclamó vencedor de las elecciones legislativas -celebradas el pasado 13 de abril, junto a la primera ronda de las presidenciales- con un total de 55 diputados, seguido del Partido de la Renovación Social, que ocupará 41 escaños.

Los partidos minoritarios se repartieron el resto de los escaños de una Asamblea Nacional con 102 diputados.

Independizada de Portugal en 1974, Guinea Bissau ha padecido asesinatos de dirigentes y golpes de Estado, con una única etapa de «paz política» gobernada durante 23 años por Joao Bernardo «Nino» Vieira, derrocado en 1999.

En 2012, un nuevo golpe desalojó del poder al presidente Raimundo Pereira y al primer ministro Carlos Gomes Júnior, quien desde su exilio en Portugal ha alertado sobre la intención del Gobierno provisional de «instaurar una dictadura militar».

Este último levantamiento fue castigado por socios y países donantes, que suspendieron sus ayudas al desarrollo y arrastraron así a este pequeño país de África Occidental lastrado por el narcotráfico y la corrupción a una honda crisis política y económica.

La comunidad internacional no ha reconocido el Gobierno de transición liderado por Manuel Serifo Nhamadjo y ha suspendido todas sus relaciones con el país.