Aviones de combate a las órdenes de Haftar bombardean un puerto en Libia

0
319

Bombardeo sobre LibiaAviones de combate que estarían a las órdenes del autodenominado Ejército Nacional Libio (ENL), comandado por el ex general Jalifa Haftar, han bombardeado este miércoles un puerto en la ciudad de Benghazi, en el este del país.

Varios testigos han informado de los ataques aéreos, que han sido reivindicados por las fuerzas leales a Haftar. Según ha explicado el ENL, el objetivo era impedir que llegaran barcos para suplir de insumos a las milicias islamistas.

«Habíamos advertido a las autoridades portuarias de que no permitiríamos que atracaran barcos para proveer de armas a Majlis al Shura», ha dicho Saqer al Jouroushi, comandante de Defensa Aérea del ENL, en alusión a una de las milicias islamistas de Benghazi.

«Bombardearemos cualquier barco que se acerque a la costa y responsabilizaremos al director del puerto de ello», dijo Al Jouroushi la semana pasada, recordando que Ansar al Sharia ha usado el puerto de Benghazi para recibir munición y armas.

Las fuerzas de Haftar están enfrentándose con las milicias islamistas por el control de la ciudad portuaria, principal punto de entrada de trigo y otras importaciones de alimentos al este de Libia.

El ENL ya ha reivindicado varios bombardeos, también sobre Trípoli, pero fuentes estadounidenses han apuntado que Emiratos Árabes Unidos y Egipto estarían detrás de los ataques aéreos. El Cairo lo ha negado tajantemente mientras que Abu Dabi guarda silencio.

Los analistas dudan de que Haftar pueda llevar a cabo ataques aéreos desde sus bases en el este de Libia, ya que solamente cuenta con los remanentes de una Fuerza Aérea muy debilitada tras la guerra civil de 2011.

A principio de año, Haftar conformó el ENL con militares retirados para, según explicó, combatir a las milicias, sobre todo islamistas, que se han negado a devolver las armas tras la guerra civil y que desafían a las nuevas autoridades.

Un amplia variedad de grupos armados divididos por etnias, confesiones y regiones han provocado la mayor crisis de seguridad de Libia desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi. Ello ha desembocado en una bicefalia política con dos gobiernos y dos parlamentos, unos dominados por los rebeldes.