Auditorias para detectar irregularidades en la deuda pública angoleña

0
223
El ministro de Finanzas Archer Mangueira aseguró que empresas especializadas trabajan  en la detección de irregularidades en el proceso de normalizar la deuda pública.

Mangueira reconoció la preocupación del ejecutivo con esquemas montados en torno al asunto, aunque declinó referirse al número y cuáles consultorías fueron contratadas, además de las cifras de adeudos en dudas.

En algunos casos trabajamos con órganos policiales y cualquier ayuda es bienvenida, explicó el titular a diputados en una reunión sobre el presupuesto del país.

Acerca de la deuda pública no titulada, dijo que existe una estrategia de regularización que parte del proceso de certificación y validación.

Señaló que existen deudas supuestamente contraídas que no siguieron las reglas básicas contenidas en el Presupuesto General del Estado. Eso no quiere decir, aclaró, que no sean pagadas, solo vamos a comprobar primero los orígenes.

Al referirse al incremento de la deuda en relación con el producto interno bruto de 2016 para 2017, el ministro explicó que se trató de una deuda de 10 mil millones de dólares suministrados por China para inversiones a la Sociedad Nacional de Combustibles de Angola (Sonangol).

El gobierno, como principal accionista de Sonangol, decidió asumir la deuda para no afectar las cuentas de la empresa estatal, la mayor del país y responsable con más del 90 por ciento de los ingresos nacionales.

Entretanto, una subasta de euros del Banco Nacional de Angola (BNA) a los bancos comerciales dejó inamovible el tipo de cambio con respecto a la kwanza, la moneda local, por primera vez desde que se adoptó a principios de año la tasa de fluctuación mediante bandas previamente establecidas.

Durante la cuarta compra-venta de euros (el patrón adoptado por el BNA) se pusieron en puja 225 millones de la divisa europea el miércoles pasado, pero la tasa de cambio quedó en 258,03 kwanzas por cada euro, y 207 kwanzas por cada dólar.

Tal sistema comenzó el 9 de enero, lo cual provocó que en un mes se haya devaluado la moneda nacional en más de 28 por ciento, con el consiguiente incremento especulativo de los precios en los mercados, toda vez que aquellos se formaron mediante el llamado dólar paralelo, que se mantiene estable desde noviembre del año pasado.